Hace algunas semanas el gobierno de Dinamarca anunció que, por alguna razón que muchos no terminamos de comprender (aunque no deje de ser una idea genial), se comprometía a la creación de una versión con escala 1:1 del país en Minecraft, el popular videojuego sandbox que permite construir lo que queramos mediante bloques de distintos materiales que se obtienen explorando el mundo.

Para construir esta versión de Dinamarca en Minecraft usaron la base de datos de la agencia de GeoData danesa, lo que generó automáticamente el terreno y solo hace falta "rellenarlo" de detalles como construcciones de edificios y demás.

Pero la creación de @notch ha servido de inspiración para que unos patriotas estadounidenses se sientan en su derecho de reclamar estas tierras pixeladas, destruyendo muchas ciudades de la Dinamarca virtual y dejando banderas de los Estados Unidos y la palabra AMERICA en todo el lugar, usando los colores blanco, rojo y azul, evidentemente; una burla bastante épica que la verdad era de esperarse.

Un trolleo internacional que sin duda no ha pasado por alto para el gobierno de Dinamarca quien asegura pronto comenzará la reconstrucción de ciudades como si se tratasen de las ruinas de una guerra verdadera, una conquista virtual en el mundo de Minecraft. ¿Serán así las guerras del futuro? No lo creo, pero los gobiernos tienen que aprender que la diplomacia no existe en el mundo de los videojuegos, donde los trolls son reyes (y unos reyes bastante molestos).