Canal+ ha transmitido ayer, en exclusiva en España, el primer episodio de la cuarta temporada de Game of Thrones a tan sólo 24 horas después de su transmisión original en Estados Unidos, un gran paso para un país sumamente acostumbrado al doblaje y a ver series de TV con meses o años de atraso con respecto a su emisión original.

Es un esfuerzo bastante interesante por parte de Canal+ que permite que los españoles puedan tener la misma experiencia que el público estadounidense en series de altísima calidad que honestamente lo merecen. Es lo que muchos pedimos por años, que no seamos discriminados por estar fuera de un país o tener que aguantar la masacre a las actuaciones por medio de doblajes innecesarios.

¿Y cómo reacciona un sector de la sociedad española con acceso a internet y participación en redes sociales cuando se transmite Game of Thrones en idioma original?

Así las cosas. Aún con quejas y decepción de cierto sector social, el primer episodio de la cuarta temporada de Game of Thrones obtuvo una audiencia de 144 mil personas según datos de Canal+ que equivale a 0,7% del cuota de pantalla. Un dato importante para un país en el que la televisión por cable nunca se ha popularizado realmente.