Conforme pasa el tiempo, los deepfake son más sorprendentes, pero al mismo tiempo peligrosos. Si bien son una muestra de lo mucho que ha avanzado la inteligencia artificial en los últimos años, también podrían ser un medio para engañar a la gente. La tecnología que te daremos a conocer hoy, sin embargo, tiene un propósito completamente diferente: marcar un antes y un después en el proceso de doblaje de las películas.

De acuerdo a la información de Wired, esta tecnología fue desarrollada por Flawless, una firma británica que, tras comprobar que los doblajes en películas eran deficientes, decidieron recurrir a la inteligencia artificial y los deepfake para intentar solucionar el problema. Cabe mencionar que esta compañía fue fundada por Scott Mann, cineasta reconocido por largometrajes como ‌The Tournament, Heist y Final Score.

Así pues, Flawless puso manos a la obra para crear una solución de doblaje de filmes basada en la inteligencia artificial. La idea inicial era sencilla: cambiar el idioma que habla un actor en la pantalla grande. Sin embargo, lo anterior representaba todo un reto por varios motivos. El primero de ellos, que los diálogos usualmente cambian en los doblajes, siendo necesario adaptar el movimiento de sus labios. Además, es posible que las frases duren más o menos tiempo que la conversación original.

Los deepfake podrían revolucionar el cine

Robert De Niro

La curiosidad de Mann llegó hasta la investigación sobre deepfake de Christian Theobalt, un profesor alemán que ya había mostrado interés en usar inteligencia artificial para mejorar los doblajes de las películas. Para crear esta tecnología, Theobalt proponía capturar las expresiones faciales de los actores, y luego hacer lo mismo con el de otras personas diciendo los diálogos en otro idioma. Una vez obtenido el material, interviene un proceso que fusiona la cara y cabeza del actor principal con los labios del actor de doblaje.

Aunque del papel a la práctica existe un mundo de diferencia, Flawless pudo crear una tecnología capaz de doblar diálogos simples de escenas emblemáticas. El primero es una frase de Robert De Niro en Taxi Driver que ahora se dice en alemán. Sin embargo, también hay experimentos con Tom Hanks hablando español en Forrest Gump; o Tom Cruise diciendo sus diálogos en francés en A Few Good Men. Aunque no han compartido ningún vídeo, Mann asegura que su deepfake funciona tan bien que la audiencia ni siquiera notará el idioma original del filme.

¿Los actores aprueban la inteligencia artificial?

Más allá de doblar largometrajes con gran calidad, otro objetivo de Flawless es que las productoras puedan alterar los diálogos de una escena que requiere cambios. El deepfake igualmente evitaría que los actores vuelvan a los estudios de rodaje. Eso sí, la compañía enfrenta un posible revés por parte de la comunidad de actores, pues no muchos ven con buenos ojos que una tecnología altere su actuación. Por otra parte, existe la misma preocupación que otras variantes de los deepfake, es decir, que la IA se use con fines ilícitos.

"Hay usos legítimos y éticos de esta tecnología. Pero cualquier uso debe hacerse solo con el consentimiento de los artistas involucrados y con una compensación adecuada y apropiada", señaló Duncan Crabtree-Ireland, quien se desempeña como consejero general de Screen Actors Guild. Por su puesto, Flawless apenas está dando sus primeros pasos con los deepfakes y sería complicado establecer cuándo veremos esta tecnología en la industria cinematográfica.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.