Hola, mi nombre es Gabriela, y ya no veo la televisión.

Siendo hija única, con una personalidad bastante introvertida, y criada por una madre soltera que trabajaba la mayoría del día; mi mejor amigo durante gran parte de mi infancia y adolescencia fue siempre la televisión. Hey, esto no es una historia triste, yo amo la televisión, y si tuve y tengo amigos humanos y esas cosas de gente normal. Pero he de admitir que durante toda mi vida he invertido más tiempo en ver televisión que en socializar con otras personas.

La industria en lugar de evolucionar se dedica a perseguir al usuario y acusarlo de ladrón.

Por esta razón es que las descargas son imprescindibles para mi, y para muchas personas como yo. La televisión como era cuando yo tenía 12 años, actualmente no tiene ningún sentido. Y que la industria en lugar de evolucionar y adaptarse a los tiempos que vivimos, persiga al usuario acusándolo de ladrón, es algo que no me cabe en la cabeza. Actualmente pago una suscripción mensual de Netflix que solo me cuesta 8$. 8 dolares por ver cuanta serie, película y documental me de la gana, cuando me de la gana, como me de la gana, en el dispositivo que me de la gana. Es el paraíso de todo fanático de la pantalla chica y grande.

En los últimos años he pasado de solo ver 2 o 3 canales de televisión, a ninguno. En todo el 2014 he visto unas dos horas de la programación de un canal, y probablemente sería alguno que otro episodio repetido de Friends.

Respetar al usuario

netflix y el futuro de la televisión

Es impresionante que una cultura tan capitalista que predica el lema de "el cliente siempre tiene la razón", te diga que no la tienes cuando llevas años diciendo como quieres tu entretenimiento. Queremos ver series cuando tengamos tiempo y ganas, no cuando la arbitraria programación de un canal nos diga, no quiero 20 minutos de comerciales en un programa de 40 minutos, y, lo más importante de todo estoy dispuesto a pagar por tener el servicio que quiero.

El usuario está dispuesto a pagar por el servicio que quiere y merece.

Netflix es una cosa hermosa, pero aún así, la industria le sigue poniendo trabas, no llega a todo el mundo, los catálogos varían entre diferentes países, por alguna razón fenomenal un televidente de un país no vale para un montón de empresarios de la edad media, lo mismo que un compatriota. No importa si está dispuesto a pagar, lo que importa es quedarse en el pasado.

La industria es mezquina, no complace al usuario, no ofrece su producto, no quiere tu dinero no gringo, pero en cuanto alguien más tiene una idea de cambio y de mejora, lo atacan para seguir enterrando la cabeza en el mismo modelo de hace 100 años, apuntando dedos y amenazando con cárcel y multas a un adolescente que descarga una película, o a una familia que compra un blu-ray "pirata", es decir a todos sus potenciales clientes. Totalmente demencial.

Popcorn Time

popcorn time futuro de la television

Ayer apenas, los creadores de Popcorn Time anunciaban el adiós al programa, una aplicación brillante que te deja ver la película que quieras, cuando quieras, a prueba de tontos, en gran calidad y con subtitulos en idiomas que ni sabes que existen. Un programa creado por unos chicos en Argentina, como experimento, como aventura, como un "veamos que nos sale". ¿Por qué la industria que tiene millardos de millardos no hace algo así?, ¿por qué no ofrecer las películas y la televisión al público de una manera tan magnifica, en todos lados, al mismo tiempo, y de manera legal cobrando por ello?, ¿por qué rayos no?.

El usuario no tiene que programar su vida en función de horarios de transmisión. Se le debe ofrecer lo que quiere, cuando lo quiere.

Por más que ame el cine y la TV, también tengo una vida de la cual ocuparme, no puedo programar mi agenda en función de los horarios del cine, o de la programación de un canal. Es como si el supermercado decidiera a que hora me va a vender huevos y a que hora leche, ¿que acaso la lógica no dicta que para obtener ganancias debes ofrecer la mayor cantidad de productos al consumidor, con la mayor calidad posible, hacerlos sentir cómodos y así ganarte su lealtad y confianza, y con esto su dinero?, ¿que acaso no se trata todo sobre dinero?.

Ver televisión, EN LA televisión es una cosa del pasado para muchos, con una conexión a Internet tienes todo el entretenimiento que quieras, cuando lo quieras y como lo quieras, queda de quienes producen el contenido ofrecer la mayor cantidad de alternativas legales para llegar al consumidor en lugar de atacarlo. Si alguien está dispuesto a invertir horas de su día instalando gestores de descargas, buscando enlaces, bajando subtitulos, copiando archivos, están más que dispuestos a pagar por ahorrarse las molestias y tenerlo todo fácil y listo, y son cosas como Netflix parte de una montaña de evidencia irrefutable al respecto.