Hace dos meses, una filtración hizo que "el infierno se congelase": Nokia estaba preparando un smartphone basado en Android. En diciembre, aquella filtración corrió como la pólvora y teniendo en cuenta que Microsoft había comprado Nokia en el mes de septiembre, la idea de un dispositivo Nokia con Android parecía más un prototipo interno de la compañía que un proyecto real. Sin embargo, conforme ha ido pasando el tiempo, el Proyecto Normandy ha ido tomando cuerpo y, poco a poco, se han ido sucediendo los rumores y filtraciones hasta llegar a la apoteosis que vimos en el día de ayer: Nokia podría mostrar su smartphone con Android en el Mobile World Congress de Barcelona, es decir, en un par de semanas.

Nokia Normandy, ¿locura o pragmatismo?

Debo reconocer que me llamó mucho la atención lo que publicó ayer el Wall Street Journal; haciendo mención a "fuentes cercanas al asunto", anunció que Nokia nos sorprendería en este MWC con un smartphone con Android. Teniendo en cuenta que Microsoft compró (aunque aún no está cerrado del todo el acuerdo) la división de smartphones de Nokia el pasado mes de septiembre; el anuncio de un dispositivo basado en Android es como "lanzarse a los brazos del enemigo" o jugar a dos bandos, algo especialmente singular si tenemos en cuenta que Nokia se va a convertir en una división de hardware dentro del seno de Microsoft.

Usar Android en Nokia Normandy es una decisión muy pragmática al no "reinventar la rueda" y aprovechar lo que ya existe.

¿Es el Nokia Normandy una locura? Particularmente, creo que esta apuesta de Nokia no es ninguna locura; me parece una solución bastante pragmática para los dispositivos de bajo coste que, hasta ahora, estaban cubiertos por la plataforma Asha. La idea de Normandy es, precisamente, sustituir a Asha y aprovecharse del tirón de Android y de todos los desarrolladores que nutren este ecosistema; teniendo en cuenta el mercado de los dispositivos Asha, no creo que sea nada rentable invertir en el desarrollo de una plataforma propia y, además, tener que ejercer de cabeza tractora de un ecosistema que es minoritario y apenas tendrá desarrolladores.

Android es todo lo contrario, es un aluvión de aplicaciones y un ecosistema extraordinariamente activo; tiene una potente comunidad de desarrolladores apoyándola y, por tanto, es imposible que tu market de aplicaciones se quede estancado. Obviamente, lanzar un smartphone Android ya supone un cisma importante como para que, además, éste se nutra de los servicios de Google; hemos hablado de pragmatismo y creo que es algo que quedará bien claro si se cumple el rumor que dice que lo que veremos será un fork de Android.

Kindle Fire HDX

Parece que Nokia va a tomar la misma senda de Amazon con la gama de tablets Kindle Fire y, la verdad, es que a los de la gran tienda online no les ha funcionado nada mal. Amazon apostó por su propia versión de Android para controlar el ecosistema; la mayoría de usuarios no sabe que están usando una tablet Android pero, en el fondo, les da igual porque la mayoría de sus aplicaciones están disponibles en el market de Amazon (son apps Android en el fondo) y lo que importa es que tienen un amplio abanico de aplicaciones y servicios disponibles.

A Amazon la jugada del Kindle Fire no le salió mal, su objetivo no era desarrollar una nueva plataforma, quería hacer tablets a bajo precio.

A Amazon le interesaba lanzar al mercado tablets a precio competitivo que, además, fuesen una punta de lanza de sus servicios (que es donde generan ingresos realmente); por tanto, desarrollar una plataforma desde cero hubiese dilatado sus costes de desarrollo y les hubiese obligado a invertir en la dinamización de su ecosistema (o a nutrirlo ellos mismos, lo cual es inabordable). En el caso de Nokia, si realmente quieren posicionarse en la gama baja de terminales muy básicos, con Asha habrían estado muy lastrados (por inversión en desarrollo y mantenimiento), reaprovechar Android les permitiría enfocar mejor sus esfuerzos.

No creo que sea tan grave que Nokia haya decidido apoyarse en el software libre para desarrollar sus dispositivos de gama baja; creo que es una decisión muy acertada desde el punto de vista técnico y económico porque evita el "reinventar la rueda" y permite enfocar los esfuerzos en lo que es importante. Sí, Nokia Normandy tendrá Android pero estará tan retocado que, seguramente, la interfaz será coherente con la de los dispositivos Lumia, el market estará controlado por Nokia y seguro que se esforzarán en que las apps que reclaman la mayoría de usuarios estén disponibles.

¿Aplicará Microsoft el "Eating your own dog food" en Nokia?

Quizás veamos el Nokia Normandy dentro de un par de semanas en el MWC pero ¿le hará gracia la idea a Microsoft? Si tuviese que apostar, dudo mucho que a los de Redmond les haya hecho mucha gracia este proyecto pero, por ahora, Nokia sigue dentro de la dinámica de trabajo que tenía y la "maquinaria" aún no ha cambiado el rumbo a los designios de Microsoft. Con Motorola pasó algo parecido, la compañía se transformó mucho después de la compra por parte de Google y, al principio, la compañía siguió su hoja de ruta y lanzó al mercado varios terminales anodinos hasta que se "pararon las rotativas" para desarrollar esas dos joyas que han sido el Moto G y el Moto X.

Windows Phone

Microsoft podría retirar el Nokia Normandy en cuanto tome las riendas de la compañía, lleva el "Eating your own dog food" como bandera.

El "Eating your own dog food" es algo que se da mucho en las compañías tecnológicas; esa práctica de mirar solo hacia dentro y usar tus servicios como una especie de "doctrina" para que la gente vea que tú eres ejemplo de lo que vendes. Microsoft siempre ha sido practicante de esta doctrina (al igual que otras muchas empresas) y teniendo en cuenta que está intentando converger todos sus ecosistemas, quizás el Nokia Normandy sea un raro glitch dentro del portfolio de dispositivos de Nokia; un terminal que aunque desde el punto de vista técnico y económico sea una buena apuesta, puede que choque con la filosofía de Microsoft.

Si Xbox usa Windows, ¿no es lógico pensar que todos los smartphones de Nokia acaben usando Windows Phone? La lógica empresarial tiende a hacernos pensar que sí y, quizás, cuando Microsoft tome las riendas de Nokia puede que veamos eso. Windows Phone se ha posicionado especialmente bien en la gama baja de los smartphones gracias, sobre todo, al buen hacer de Nokia con el Lumia 520 y la mala experiencia de uso de Android en este segmento (salvo por el Moto G). El escalón que simboliza Asha es el inmediatamente inferior, dispositivos aún más básicos y una puerta de entrada al mundo de los *smarphones; una oportunidad que dudo mucho que Microsoft quiera dejar en manos de una plataforma "externa" a la compañía.

Sin duda alguna, el stand de Nokia en este MWC va a ser un gran hervidero; la gran cuestión es si el Nokia Normandy sobrevivirá al 2014 o se convertirá en una pieza de coleccionista. Hagan sus apuestas (y si quieren, compártanla en los comentarios).

👇 Más en Hipertextual