Nos hemos puesto en contacto con Gil Casadevall, CTO de MailTrack, una de las compañías que podrían verse afectadas por la reciente modificación de la política de imágenes de Gmail. Usando el mismo método que MailChimp, Constant Contact o Mad Mimi, MailTrack informa al usuario si un correo ha sido enviado con éxito (en cuyo caso muestra un tick al estilo WhatsApp: ✓) y si ha sido abierto por el destinatario (muestra dos ticks: ✓✓). ¿Cómo? Insertando una imagen invisible en el mail enviado. Cuando el destinatario abre el correo o pincha en uno de los enlaces que contiene, esa imagen invisible avisa a los servidores de la empresa en cuestión y, con ello, es posible saber el día y hora de apertura, en qué enlaces se ha hecho click e incluso desde qué dispositivo se abrió.

Entendiendo la nueva política de imágenes de Gmail

Para saber si la nueva política de imágenes perjudicará o no a las empresas de mail marketing, veamos primero qué cambios se han llevado a cabo:

  • Las imágenes adjuntas ahora se abren por defecto. A todos nos resultará familiar el mensaje "Mostrar las imágenes a continuación" o "Mostrar siempre imágenes de...":

Este mensaje desaparece con la nueva política aplicada. Ahora se mostrarán por defecto todas las imágenes que contenga un correo, aunque el usuario puede revertir el cambio yendo a Configuración > General de su cuenta de Gmail.

  • Las imágenes adjuntas se descargan en los servidores de Google. A partir de ahora, cuando el usuario abre un correo, Gmail descarga las imágenes del mensaje en sus servidores en California para filtrar posibles malwares. A continuación, las muestra al usuario desde sus servidores, lo que les protege de amenazas externas. A priori, esto es una buena noticia porque aumenta la seguridad del usuario y, con el cambio explicado en el apartado anterior, facilita la visualización de mails con imágenes. El "problema" es que, a efectos prácticos, todas los destinatarios abren el mail desde California, lo que afecta a las herramientas que identificaban desde qué lugar concreto se abrían los mails. Gil nos explica un caso práctico que ellos mismos experimentaron:
Hicimos con MailChimp una campaña para nuestros usuarios de Brasil: la herramienta identificó una apertura del 40% en Estados Unidos, pero sabíamos que todos los destinatarios de los mails eran de Brasil.

Todos en la industria del email marketing tuvimos que tomar decisiones. MailChimp decidió mantener la geolocalización a la vez que avisó en su blog de que la nueva política de Gmail aumentaba ese margen de error. Nosotros, en MailTrack, optamos por indicar la geolocalización para destinatarios que usan Hotmail, Yahoo y el resto de servidores de correo excepto Gmail, ya que la probabilidad de que esa localización fuese incorrecta sería muy alta.

Como vemos, el problema más evidente para el mail marketing es que ahora es más difícil saber con precisión desde dónde se ha abierto el correo. Por lo demás, la nueva política de imágenes de Gmail beneficia a las compañías que se dedican, por ejemplo, al envío de newsletters, dado que ahora es más cómodo leer correos con imágenes.

Mitos sobre Gmail tras los cambios

  1. Gmail no es menos seguro ahora. Las imágenes de los emails siempre se han podido abrir. La diferencia es que, antes de los cambios, el usuario estaba más expuesto a amenazas externas. Ahora todas las imágenes son filtradas por Google, lo que significa más seguridad para el destinatario del correo.
  2. Gmail no está facilitando sus datos a terceros (que sepamos). Puesto que Gmail descarga las imágenes en California, sus usuarios están más protegidos que los de otros servidores de email. Información como día y hora de apertura están tan disponibles ahora como antes, tanto para destinatarios que usan Gmail como para los usuarios de Outlook o cualquier otro tipo de servidor. La diferencia es que los cambios hacen que la información del destinatario que usa Gmail esté disponible solamente para la primera apertura —y herramientas como MailTrack ya no sabrán si se hace o no más de una apertura del mismo correo—.
  3. MailTrack y otras herramientas de email marketing siguen funcionando tras los cambios. Y pueden incluso mejorar. MailTrack no sólo sigue funcionando sino que ahora, según Gil Casadevall, es más eficiente al detectar la primera apertura. No obstante, como ya hemos comentado, no pueden indicar múltiples aperturas (sólo la primera) ni la localización desde la que los destinatarios de Gmail han abierto el mensaje. Pero, como nos confiesa Casadevall, "es un precio bajo a pagar por una mejor eficiencia de nuestra principal función: los recibos de lectura".