Toyota es uno de los mayores fabricantes de vehículos híbridos, de hecho, fue el creador del Prius, el que muchos consideran que inició la era eléctrica que estamos viviendo. Pero su apuesta por vehículos totalmente eléctricos ha sido mínima y tan solo cuentan con un modelo enchufable en su catálogo. Hace meses comunicaron que su apuesta real es para los vehículos impulsados por hidrógeno y hoy en el CES nos lo han querido demostrar.c

La tecnología de pila de hidrógeno es más eficiente que la energía eléctrica puesto que el hidrógeno funciona con agua para crear la electricidad. Algo que es mucho más verde y sostenible, según los responsables de Toyota en el CES. Además, no sólo es mejor que la electricidad sino que es más eficiente que el gas y produce cero emisiones de verdad.

En 2015 esperan llevar esta tecnología al mercado particular, un reto muy complicado si tenemos en cuenta que no existe una red de repostaje y los precios no están, ni regulados, ni si me permiten, establecidos. Además, el hidrógeno es más caro de almacenar que la gasolina aunque Toyota afirma que lleva realizando pruebas en América del Norte durante los últimos 11 años. A esto hay que sumar los ocho años de desarrollo empleados para perfeccionar esta tecnología.

vehículos impulsados por hidrógeno

Desde 2002 Toyota ha reducido en un 95% los costos de las mecánicas y los depósitos de combustible. Una evolución vital si quieren cosechar un éxito en el mercado como el que esperan. Toyota afirmó que con una carga de hidrógeno se pueden recorrer unas 300 millas (casi 500 kilómetros) y el tiempo para rellenar el depósito es similar al empleado en un coche convencional: de tres a cinco minutos.

Emitir vapor de agua por el tubo de escape podrá ser una realidad.

La pila de combustible se sitúa bajo el asiento del pasajero delantero mientras que los dos tanques de hidrógeno han sido alojados bajo los asientos posteriores. Se trata de dos depósitos a alta presión (70 Mpa). Esto ahorra peso, espacio y costo. En materia de prestaciones, y pese a que la estética da a entender que estamos ante un coche veloz, el FCV realiza el 0-100 km/h en unos 10 segundos. Según los responsables, el habitáculo gozará de la misma calidad que un híbrido de Lexus, algo que a mi me reconforta bastante.

Su estética, aunque no deja de ser un prototipo, ha sido pensada para favorecer el paso del aire desde las enormes tomas de aire delanteras hasta la pila de combustible para eliminar el calor y combinarse con el hidrógeno para producir la electricidad.

vehículos impulsados por hidrógeno

El estado de California es, como siempre, el más abierto a recibir nuevas maneras de movilidad, lo hizo con el Prius, con el Tesla Model S y parece que con el hidrógeno podría suceder algo similar. Para 2015 habrá 20 nuevas estaciones de servicio de hidrógeno que se suman a las que 9 existentes en la actualidad. En 2016 se esperan crear 40 más.

Todos los componentes de este nuevo vehículo han sido desarrollados por Toyota y su fabricación depende exclusivamente de la marca. Algo vital si se quiere contener un poco el precio de venta o alquiler. De hecho, en la presentación, se ha aludido en repetidas ocasiones a la enorme tasa de reducción de costes en la tecnología de pila de combustible, algo que hará que los vehículos impulsados por hidrógeno lleguen antes de lo que nos podemos imaginar.

Los responsables adelantaron que el FCV llegaría en 2015 aunque no sabemos si lo hará bajo un plan de renting/leasing o si se podrá comprar. Tampoco sabemos los precios de ambas modalidades aunque estimo que será caro.

El objetivo de Toyota es repetir el éxito cosechado con el Prius, un vehículo diferente, adelantado a su tiempo y que causó una gran sensación entre famosos y políticos. Ahora con el FCV esperan, al menos, ofrecer algo diferente al coche 100% eléctrico bajo la premisa de la ecología real, de las cero emisiones de verdad. Veremos si lo consiguen.