En la agencia espacial europea, mejor conocida como la ESA, están de celebración; y es que uno de sus proyectos más importantes ha dado su primera "señal de vida", luego de mucho tiempo estando en período de hibernación, todo como los científicos e ingenieros de la agencia lo habían planeado. La sonda espacial Rosetta ha despertado, finalmente.

Esta sonda fue enviada al espacio el pasado 2 de marzo de 2004, hace prácticamente 10 años. Pero hace exactamente 31 meses, es decir, a mediados de 2011, entró en modo de hibernación para ahorrar energía y, según lo planeado, el día de hoy tenía que enviar su primera señal de vida, un mensaje que recibirían en los cuarteles de la ESA para saber que está "viva, despierta y pretende seguir trabajando".

Así, continúa la importante misión de la sonda espacial Rosetta, que consiste en interceptar el recorrido de un cometa en el sistema solar, el llamado 67p/Churyumov-Gesasimenko, aterrizar sobre su superficie, y realizar así el estudio más minucioso y preciso de la composición de un cometa, esa es su meta.

Y es que no son pocos los científicos que creen que cometas como este cuentan con datos claves del origen del sistema solar, e incluso algunos, son tan "ancianos" como el universo mismo, por lo que su valor y potencial para estudio es enorme.

Se estima que a inicios del mes de mayo de este mismo año la sonda Rosetta pueda enviar imágenes del cometa al interceptar su camino, para luego calcular su velocidad y comenzar el proceso de aterrizaje en su superficie. Mientras tanto, los científicos de la ESA se dedicarán a analizar que todo marcha a la perfección en la sonda, desde su funcionamiento hasta la comunicación con la agencia.

Sin duda es una misión muy emocionante, y que si sigue avanzando a la perfección, obtendrá información muy valiosa e importante para el estudio del origen del universo.