La red social de fotografía comprada por Facebook se ha convertido en muy poco tiempo en una de las más usadas y queridas por los usuarios. Motivo por el que comenzaron a aparecer servicios y aplicaciones de Instagram, las cuales, hace dos semanas veían como comenzaba una guerra en contra de las aplicaciones de terceros. Ahora les han dado nuevas directrices: nada de usar 'insta' o 'gram' en el nombre de la aplicación si quieren acceder a su servicio.

Puede que no sea muy original, pero, si eres un desarrollador de una aplicación basada en Instagram, es bastante lógico que uses 'insta' o 'gram' en el nombre para identificar rápidamente tu producto. Parece que la red social quiere proteger su marca al máximo y tener la potestad de la palabra, algo que contrasta con el resto de redes sociales o servicios.

Aplicaciones de Instagram

Las palabras vetadas son «instagram», «insta», “gram», «ig» y, además, no puedes usar ni el logo ni el tipo de letra usado en la red social. Al parecer, los desarrolladores de aplicaciones están comenzando a recibir notificaciones con estas instrucciones a seguir. Es el caso de Luxogram, un servicio que permite subir fotos a Instagram desde tu computador, y que gracias a ellos conocemos las palabras exactas de ese comunicado:

Agradecemos su interés en el desarrollo de productos que ayudan a las personas a compartir con Instagram. Si bien alentamos a los desarrolladores a construir aplicaciones muy buenas con Instagram, no podemos permitir que se parezcan a las aplicaciones oficiales o patrocinadas por nosotros.

Aunque Instagram siempre ha protegido la marca construida por ellos, los términos «insta» y «gram» no estaban prohibidos, de echo se alentaba a usarlos. Los recientes cambios, reflejados en la documentación sobre el uso del API de la compañía, dicen todo lo contrario. Lo cual significa que si has desarrollado un producto, con un nombre con las palabras prohibidas, tienes que empezar a promocionar de nuevo tu nueva identidad. Algo que es muy contraproducente.

Mi API es mía

Al igual que ha pasado con Twitter, parece que, una vez que llegan a un nivel gigantesco de notoriedad, comienzan a poner trabas a los desarrolladores que consigan beneficios basándose en su servicio. En algunos casos se olvidan de la importancia que han tenido ciertas aplicaciones en el crecimiento del mismo. El bloqueo del nombre me parece un poco ridículo, ya que, no puedo imaginarme qué hubiera pasado si las aplicaciones de Twitter no hubiesen podido usar "Tw..": Tweetbot, Twicca, TweetDeck, etc. Creo que es bueno para ambos poder definir el uso que se le va a dar a tu servicio, encontrando un equilibrio entre proteger la marca y cuidar a los desarrolladores que utilizan tu API para crear algo nuevo.