Aunque se tienda a pensar que el P2P es sinónimo de "piratería", la realidad es muy distinta y existen muchos servicios y proyectos que se apoyan en el P2P y en la computación distribuida. Skype u Hola.org son dos servicios muy conocidos que se apoyan en el P2P; sin embargo, no son los únicos que existen fuera del ámbito del intercambio de contenidos y, por ejemplo, la investigación científica tiene mucho que decir a este respecto. Proyectos como el SETI@home o el Intel-United Devices Cancer Research Project nos permiten donar la potencia de procesamiento nuestro computador para que contribuya a investigaciones científicas que requieren de un "gran grid" para procesar información, iniciativas que la Universidad de Berkeley concentró en el proyecto BOINC que también ha aterrizado en Android.

BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing) es un proyecto que amplió los objetivos y miras que tenía el SETI@home (que también tuvo su seno en la Universidad de Berkeley) y en 2002 se decidió trabajar en una infraestructura común que pudiese ofrecer esta "externalización de recursos" a cualquier proyecto de investigación. Con esta idea, BOINC se cimentó como un servicio que permite a cualquier voluntario instalar un software en su ordenador y así ceder ciclos de su CPU (por ejemplo, cuando el equipo está ocioso y salta el screensaver) para realizar cálculos o procesar datos para un proyecto de investigación.

No todas las investigaciones tienen recursos como para desarrollar un gran supercomputador, pero gracias a la computación distribuida es posible desarrollar un grid dinámico de recursos que trabajen de manera descentralizada y aquí es donde, precisamente, entran los voluntarios que ceden sus PCs para contribuir a la ciencia. Particularmente, este tipo de iniciativas siempre me han parecido muy interesantes y creo que colaborar no nos supone un gran esfuerzo ni tampoco es nada traumático, sobre todo si tenemos en cuenta que es por una buena causa (investigación del cáncer, del sida, el cambio climático, investigaciones relacionadas con la astronomía, etc).

Si con Ubuntu Edge, Canonical quiere cambiar el concepto que tenemos de los smartphones y los quiere convertir en equipos de escritorio; la Universidad de Berkeley ha conseguir hacer algo similar con la computación distribuida y la ha llevado también a Android. BOINC para Android es una aplicación gratuita que podemos encontrar en Google Play y nos permite donar la potencia de cálculo de nuestros smartphones (y hoy en día la potencia de un smartphone no es nada despreciable) para que se sumen al grid de recursos que colaboran en investigaciones científicas.

BOINC colaborar con la investigación científica

Evidentemente, un PC no es igual que un smartphone y cuando nuestro teléfono móvil está "ocioso" está ahorrando batería y ponerlo a trabajar puede implicar una merma en su autonomía. En este sentido, BOINC es totalmente respetuoso con nuestra autonomía y nuestro plan de datos puesto que, una vez funcionando, solamente se pondrá a trabajar si la batería del terminal está por encima del 90% y estamos conectados a una red Wi-Fi (para no penalizar nuestro plan de datos).

¿Y qué tenemos que hacer para colaborar? La verdad es que aportar nuestro granito de arena (en forma de ciclos de CPU) no es nada complicado, solamente hay que instalar la aplicación y seleccionar dentro del catálogo de proyectos de BOINC aquel con el que queramos colaborar, a partir de ahí, la aplicación se pondrá a trabajar y llevará nuestro dispositivo Android al grid de recursos de investigación de la Berkeley Open Infrastructure for Network Computing y lo pondrá a trabajar en estos proyectos de investigación.

Colaborar con la ciencia está, literalmente, en la palma de nuestra mano.