Parthiv Haldipur (Flickr)

Hace unos días, tras la publicación del post sobre los **[tópicos científicos](http://alt1040.com/2013/05/topicos-cientificos-repetidos) más repetidos**, alguien nos comentaba en los comentarios que nos había faltado comentar el famoso mito del uso del 10% del cerebro.

Hoy recogemos el guante, y os explicamos por qué no es cierta la afirmación de que solo utilizamos este pequeño porcentaje de nuestro cerebro. De hecho, se atribuye al propio **Albert Einstein** la cita de que solo conseguíamos usar el 10% de nuestra mente.

**Pero esta falacia es incluso anterior a la supuesta cita de Einstein**. Está documentado que el filósofo norteamericano William James, profesor de la Universidad de Harvard, escribió en su libro *The Energies of Men*, que «sólo aprovechamos una pequeña parte de nuestros recursos mentales y físicos». ¿Qué hay de cierto en el uso del 10% del cerebro humano?

Nuestros habituales despistes y fallos, y los estudios por resonancia magnética, en los que se observan unas determinadas zonas iluminadas ante determinados comportamientos, han ayudado a afianzar en la creencia popular la idea de que no usamos todo nuestro potencial.

Y es que el que es, sin lugar a dudas, nuestro órgano más complejo y desconocido, con un peso medio de entre 1.300 y 1.400 gramos, supone todavía un desafío para todos los científicos. Iniciativas como el europeo **[Human Brain Project](http://alt1040.com/2013/01/human-brain-project-simulador-cerebro)** muestran que la investigación en neurociencias sigue plenamente vigente y de actualidad.

Sin embargo, y a pesar de que sea un órgano del que aún nos quedan por conocer muchas cosas, **no es cierto que hagamos solo un uso del 10% del cerebro**. Lo confirmaba [John Henley](http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=people-only-use-10-percent-of-brain), un famoso investigador en neurociencias, quien decía que durante el día utilizábamos casi toda nuestra capacidad mental.

Es más, incluso cuando dormíamos, el [córtex prefrontal](http://es.wikipedia.org/wiki/Corteza_prefrontal), relacionado con la planificación de comportamientos cognitivos complejos, como la toma de decisiones, la adecuación de nuestro comportamiento social o la expresión de la personalidad, o las áreas somatosensoriales del cerebro, permanecen a pleno rendimiento.

Si este mito fuera cierto, en principio podríamos continuar nuestra vida normal si nos *quitaran* el 90% del cerebro restante. Es decir, si nos quedáramos solo con aproximadamente 140 gramos de este órgano. Cuando se produce **daño cerebral**, somos capaces de *compensar* en cierta manera la actividad de nuestra mente, pero como sabemos, a menudo se producen discapacidades realmente graves. Daños que, por otra parte, son mucho menores que los que se producirían si viviéramos sin el 90% de nuestro cerebro, para que nos hagamos una idea.

Pero es que la falacia del uso del 10% del cerebro no solo está extendida socialmente, sino que también algunos investigadores, como Sophie Scott, de la *University College London*, tienen una idea errónea sobre ello. En una de sus clases llegó a afirmar, como contarían en la **[BBC](http://www.bbc.com/future/story/20121112-do-we-only-use-10-of-our-brains)**, que los daños cerebrales no eran *tan* importantes por la paradoja del 10%.

Una idea falaz, ya que los daños en nuestro cerebro, por pequeños que sean, suelen provocar graves problemas de discapacidades en las personas que los han tenido que sufrir. A pesar del misterio que sigue siendo a día de hoy este órgano, podemos afirmar sin duda, que el uso del 10% del cerebro humano forma parte también de los tópicos científicos más repetidos (y tremendamente falsos).

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.