La tercera temporada de Juego de tronos, la adaptación de HBO de Canción de hielo y fuego, terminó hace menos de una semana. A lo largo de estos 10 capítulos se han relatado algunos de los sorprendentes acontecimientos que ocurren a lo largo de Tormenta de espadas, la tercera novela de la saga (la cuarta temporada terminará este libro). Aunque ha habido cambios, la adaptación ha sido bastante fiel, por lo que se han visto algunos de los momentos más sorprendentes del que, para muchos, es el mejor libro hasta el momento. Además, la recreación ha contado con un aliado inesperado para dar más fuerza a estos acontecimientos, y es que los créditos de Juego de tronos han tenido un papel importante esta temporada.

De todos modos, no es la primera vez que la serie juega con los créditos. En temporadas anteriores ya aparecieron canciones del universo creado por George R. R. Martin Tampoco hay que olvidar la cabecera de la serie, en la que se muestran las localizaciones que visitarán los protagonistas en cada capítulo, así como el escudo de la casa a la que pertenecen los personajes interpretados por los actores.

Sin embargo, en los créditos de la tercera temporada los creadores de la serie han ido un paso más allá. El mejor ejemplo es el tercer capítulo, Walk of punishment, que termina con la amputación de la mano de Jaime Lannister. Justo después de esta impactante escena comienzan los créditos, que cambian los habituales temas instrumentales por una versión metalera de The bear and the maiden fair, una canción popular en Poniente.

La canción está interpretada por la banda estadounidense The Hold Steady y su inclusión no fue una coincidencia. Según declaró Dan Weiss, uno de los guionistas y productores de la serie, a Entertainment Weekly, aunque pueda sorprender escuchar a un grupo actual en una serie ambientada en un universo medieval, querían conseguir justo ese efecto, pues es una escena "chocante".

Para conseguir trasladar la conmoción del momento necesitas algo inesperado. No hay una versión de una canción tradicional que te pueda dejar tan descolocado como queríamos que te dejase esa escena.

Por su parte, David Benioff, cocreador y productor ejecutivo de esta adaptación, explicó que no podía pedirle a su compositor música de Jaime pierde la mano. Benioff, que dirigió este episodio, confesó que una de sus influencias fue el final de Un hombre lobo americano en Londres, cuyo final también juega con la música que aparece en los créditos.

De todos modos, no es la primera vez que un grupo indie hace su aparición en Poniente. El penúltimo episodio de la segunda temporada, Blackwater, se incluyó otra versión en los créditos de Juego de tronos; en este caso, The rains of Castamere, que fue interpretada por The National. Además, Will Champion, batería de Coldplay, y Gary Lightbody, cantante de Snow Patrol, han tenido cameos en esta temporada. Champion era uno de los músicos que animaron la Boda Roja (se le puede ver tocando -cómo no- el tambor), mientras que Lightbody es uno de los soldados que capturan a Jaime, aunque únicamente aparece en el tercer capítulo.

El otro gran ejemplo del uso de los créditos en esta tercera temporada es el sorprendente penúltimo capítulo. En este caso se buscó el efecto contrario, con un final mucho más impactante en el que mueren varios protagonistas de forma inesperada. Catelyn Stark, el personaje interpretado por Michelle Fairley, es la única que sospecha que algo no va bien durante la boda de su hermano, lo que le permite reaccionar.

Créditos de Juego de tronos
Sin embargo, es demasiado tarde y no consigue salvar a su hijo y grita de dolor mientras acaba con la vida de su rehén en la última escena del capítulo. Tras desplomarse en el suelo hay unos instantes de silencio y un plano fijo del lugar que ocupaba antes de que le cortasen el cuello. Los créditos aparecen poco después, pero en este caso no están acompañados de música, un truco que logra aumentar la sensación de desconcierto y desasosiego.

Hubo otros capítulos en los que los créditos tuvieron un papel destacado, aunque se quedan en nada al ser comparados con estos dos. El primer episodio de esta temporada, por ejemplo, está dedicado a Martin Kenzie, que trabajó en la serie y falleció en julio del año pasado. Por su parte, el quinto y el sexto capítulo vuelven a emplear la música. En el primer caso, con una nueva canción de este mundo de fantasía; en el segundo, con una transición desde los segundos finales de metraje.

Los creadores de Juego de tronos no han sido los primeros en emplear los títulos de crédito para transmitir sensaciones al espectador (el capítulo Jurassic Bark de Futurama, por poner un ejemplo, hizo algo parecido hace más de 10 años), pero sí han sabido usar esta herramienta con destreza. Además, no han abusado de ello, algo que también es de agradecer. Queda por ver si en la cuarta temporada, en la que también habrá momentos inesperados, son capaces de sorprendernos.

👇 Más en Hipertextual