Investigadores de la Universidad de Princeton logran la impresión 3D de una oreja biónica, una invención que promete revolucionar la medicina. Los últimos avances que está posibilitando esta nueva tecnología afectan de manera extraordinaria al campo de la salud. Cuando estos científicos pensaron en unir la electrónica con la ingeniería de tejidos, no imaginaron tener tanto éxito en sus resultados.

Para ello, los investigadores imprimieron células y nanopartículas, y a continuación realizaron un cultivo celular, donde luego introducirían cartílago y una minúscula antena con una bobina pequeña. Con estos ingredientes, fueron capaces de crear lo que denominaron oreja biónica.

En general, cuando la biología y la electrónica se combinan suelen existir ciertos desafíos a superar, ya que los prototipos construidos de manera artificial no suelen funcionar totalmente bien. Sin embargo, la impresión 3D de una oreja biónica permitió tener un pabellón auricular "capaz" de oír radiofrecuencias, mucho más allá de los límites y características que presentan los oídos en los seres humanos.

Según Michael McAlpine, investigador y profesor colaborador en este proyecto, "este éxito viene en gran medida por la introducción de la técnica por impresión 3D, ya que la electrónica y la biología son capaces en este ambiente de interaccionar de manera sinérgica".

Su trabajo no solo se reduce a la combinación de la biónica con los dispositivos electrónicos, sino que también fueron capaces el año pasado, de crear un "tatuaje" especial que podría ser utilizado como sensor biológico. En todas estas invenciones, McAlpine y sus colaboradores buscan maximizar los resultados que puede tener la mezcla de la ingeniería de tejidos con la biología, la medicina y la propia electrónica.

Aunque este trabajo ha sido publicado en la revista Nano Letters, no es la primera vez que se construye una oreja biónica. El pasado mes de febrero conocíamos cómo investigadores de la Universidad de Cornell habían logrado la impresión 3D de una oreja biónica, avance que habían recogido en una comunicación en PLoS ONE.

Sin embargo, la oreja biónica presentada en Princeton tiene unas características más avanzadas que el mismo avance realizado hace unos meses, relacionadas con los dispositivos electrónicos acoplados. Sin duda, buenas noticias para la medicina regenerativa, que se nutre del conocimiento en biónica, impresión 3D y electrónica, para así seguir dando respuestas a los pacientes en el cuidado y mejora de su salud.