Los avances tecnológicos nunca dejarán de sorprendernos. Siempre se puede ir un paso más allá. Todo aquello que un día creíamos imposible se va convirtiendo poco a poco en realidad con el paso del tiempo. Esta vez IBM nos ha dejado boquiabiertos enseñándonos el corto más diminuto del mundo, reconocido por el Libro Guinness de los Récords. De hecho, los sujetos de esta peculiar película son un grupo de átomos de carbono sobre una superficie de cobre. Asimismo, han utilizado la técnica del stop motion para reorganizar las pequeñas partículas en cada instantánea.

La obra titulada "Un niño y su átomo" supuso un gran reto técnico a todo el equipo de científicos y cineastas de IBM. El corto de 60 segundos de duración se compone de un total de 242 fotogramas. Haciendo un cálculo rápido deducimos que se reproduce a apróximadamente 4 cuadros por segundo, lejos de los 24 fps tradicionales del mundo del cine. No obstante, merece la pena visualizarlo debido al gran trabajo que hay detrás además de todas las dificultades técnicas.

Este pequeño corto se llevó a cabo gracias al microscopio de efecto túnel que inventó IBM hace unas pocas décadas. De hecho, sus creados fueron galardonados con el Nobel de física en el año 1986. Asimismo, con la ayuda de la aguja extremadamente afilada y precisa de este dispositivo han conseguido colocar los átomos en nuevas posiciones.

El proceso de elaboración de este corto ha sido largo y tedioso. Cuatro científicos han dedicado 18 horas diarias durante dos semanas para cumplir el objetivo. Visto de otra forma, podemos determinar que la producción de cada instantánea les llevo alrededor de 1.3 horas. Más allá de la dificultad, este proyecto representa un hito enorme que demuestra la capacidad que tiene la humanidad hoy día para manipular partículas a nivel atómico.

En definitiva, IBM ha demostrado una vez de lo que es capaz. Cabe recordar que a principios del año pasado lograron un importante avance en el campo del almacenamiento magnético ya que consiguieron almacenar un bit de información en 12 átomos. Asimismo, la presentación del corto más pequeño del mundo también ha marcado una verdadera revolución aunque según Andreas Heinrich, investigador principal de IBM Research, su objetivo consiste en que las personas se interesen cada vez más por la ciencia, la tecnología y las matemáticas.

👇 Más en Hipertextual