Tom Gill (Flickr)

Investigadores croatas entrenan abejas para detectar minas antipersona. Esta noticia, que nos resulta realmente curiosa, lleva detrás un drama personal realmente importante: el de las personas que han sufrido la explosión de uno de estos artefactos.

En la actualidad se calcula que existen más de 110 millones de minas antipersona enterradas en todas las regiones del mundo, y que cada año afectan a unas 26.000 personas, que fallecen o sufren lesiones de gravedad por estos artefactos. Croacia, por ejemplo, un país que formará parte de la Unión Europea a partir de julio de este año, presenta aproximadamente una superficie de 750 kilómetros cuadrados, donde se sospecha que podría haber minas antipersona enterradas durante los conflictos bélicos de los noventa.

Por ello, científicos de la Universidad de Zagreb han entrenado a abejas para detectar minas antipersona, dado su extraordinario sentido del olfato. Con este objetivo, el equipo de Nikola Kezic diseñó el programa de investigación conocido como TIRAMISU, por el que buscan entrenar a estos animales, para que sean capaces de percibir el olor del TNT, un explosivo utilizado en estos artefactos.

Para detectar minas antipersona, las abejas fueron entrenadas mediante el establecimiento de puntos de alimentación dentro de una especie de carpa de experimentación. Al final de los trabajos, estos animales eran capaces de agruparse en las zonas del panal que presentaban una mezcla compuesta por una solución azucarada y TNT. Los investigadores afirman que este método podría ser más eficiente que el hecho de utilizar perros, ya que el proceso para detectar minas antipersona mediante el olor sería más rápido y seguro con abejas.

El proyecto europeo fue presentado en el marco de la décima edición del International Symposium ‘Humanitarian Demining 2013, un evento en el que las abejas fueron presentadas como herramientas prometedoras para detectar minas antipersona, ya que solo necesitaron de un año de entrenamiento para ser capaces de percibir el olor del TNT.

Los científicos consiguieron que las abejas pudieran detectar minas antipersona a 4.5 kilómetros, una distancia a la cual también son capaces de percibir el olor de una determinada flor. Por tanto, su eficacia frente a otros sistemas de detección estaría más que demostrada. Queda ahora por ver si los esfuerzos investigadores de los croatas llega a ser una realidad algún día, y así ayudar a enterrar en el cajón del olvido estos artefactos que tanto daño han causado.

Deja un comentario

Deja tu comentario