Según la definición más clásica, se considera Prehistoria al período de tiempo transcurrido entre la aparición de los primeros homínidos hasta que tenemos constancia de la aparición de los primeros documentos escritos, un hecho que tuvo lugar en Oriente Próximo alrededor del año 3.300 a.C. (y que en otras zonas del planeta se daría con posterioridad) aunque, según otros autores, la Prehistoria podría darse por terminada con la aparición de las primeras sociedades complejas que dieron lugar a sociedades y estados algo organizados. Gran parte de la información que tenemos sobre este período histórico procede de excavaciones arqueológicas que tienen lugar en muchos rincones del mundo (como pueden ser las de Atapuerca en España) y, según se ha publicado hoy, un grupo de arqueólogos de Bulgaria ha anunciado que han encontrado la que podría ser la ciudad prehistórica más antigua de Europa.

El hallazgo ha tenido lugar cerca de la ciudad búlgara de Provadia y, a la vista de los restos encontrados (y que han desenterrado), los arqueólogos habrían encontrado los restos de una ciudad amurallada en la que habría casas de hasta dos plantas. Esta ciudad fortificada con un muro defensivo, según las primeras hipótesis, podría haber sido un centro de producción de sal que podría haber estado funcionando entre los años 4.700 y 4.200 a.C., lo cual podría indicar que esta ciudad se fundó unos 1.500 años antes del nacimiento de la civilización de la Antigua Grecia.

¿Un centro de producción de sal? Esta hipótesis se sustenta en la existencia del propio recinto amurallado puesto que en la antigüedad la sal era un bien muy preciado (la palabra salario deriva del latín salarium que significa "pago con sal" y da una idea de la importancia de este producto que se usaba como conservante de la carne). Además, en Bosnia y en Rumanía se han encontrado antiguas minas de sal que corroborarían la existencia de núcleos de población en el mismo período aunque ésta sería la primera ciudad encontrada de dicho período en la zona.

Hace 40 años, cerca de esta excavación se encontró un "tesoro" de objetos de oro (a unos 35 kilómetros de distancia) que se dató como el más antiguo del mundo de estas características y sirvió de pie para explorar la zona y comenzar las excavaciones en el año 2005 y que, además de revelar la muralla o los restos de viviendas de dos plantas también ha servido para identificar lo que podría ser un pozo y un altar para la realización de rituales.

Un hallazgo, sin duda alguna, fascinante.

Imágenes: Mirror, Telegraph y Argophilia

👇 Más en Hipertextual