Parece que el movimiento iniciado por Reino Unido por hacer prevalecer la seguridad por encima de los derechos de los ciudadanos podría llegar a Islandia. Y es que dos de los mayores proveedores del país estarían debatiendo la posibilidad de bloquear el juego y la pornografía en Internet por motivos de seguridad.

Islandia debate el bloqueo de contenidos

Y es que en el Reino Unido está en marcha una propuesta de ley por la que los proveedores deberán guardar todos los datos y registros de los usuarios británicos en la red (desde correos a páginas de visita) al menos durante doce meses. Tiempo en el que el gobierno podría pedir esta información personal de los ciudadanos en caso de investigación en curso. Un movimiento en el que se antepone la seguridad a la privacidad de los usuarios.

Ahora es Islandia el que parece querer sumarse a la iniciativa o al menos debatirla. Vodafone y Siminn estarían pensando en bloquear el acceso a los sitios referentes al juego y las apuestas junto a la pornografía. La razón, defender a los abonados de posible malware.

Un servicio que según la propia Vodafone, requeriría que los ISPs y operadoras de telefonía móvil tuvieran un paquete de servicios donde se excluyeran las imágenes pornográficas. La compañía habla de un servicio con el que ya cuenta, Online Filtering Service, que llegaría a partir de ahora predeterminado y al que tendrían que ser los usuarios quienes lo desactivaran.

Por su parte Siminn, otro de los grandes proveedores en el país, ha estado ofreciendo desde el 2008 a sus abonados la posibilidad de bloquear la pornografía y "contenidos nocivos" a través de Net protector, una herramienta gratuita donde los usuarios deciden que bloquear. Aunque afirman que no está en sus planes bloquear obligatoriamente el acceso a estos contenidos, Siminn explica que:

Por ahora sólo debatimos sobre el tema al igual que se hace en el Reino Unido. Nuestra opinión es que todos los proveedores de servicios deberían participar en estas discusiones. En el futuro estudiaremos nuevas medidas hacia la protección de los niños.

Nuevas medidas para conseguir un acceso de bloqueo ejecutado por las empresas de Internet y en cooperación con las autoridades.

Un debate en torno a la eliminación de ciertos contenidos en la red por motivos de seguridad.