La Antártida es un continente de 14 millones de kilómetros cuadrados que se encuentra en el Polo Sur de nuestro planeta que, gracias al Tratado Antártico, se mantiene protegido de la actividad del hombre salvo una limitada actividad pesquera y turística y la investigación científica. La Antártida, desde el punto de vista científico, es una increíble cápsula del tiempo en la cual estudiar la historia de nuestro planeta gracias a la información "encerrada" en las distintas capas de hielo y en los sedimentos del terreno. Precisamente, tras realizar una expedición a la Antártida, un equipo de investigadores de la Universidad de Fráncfort y del Centro alemán de Investigación de Biodiversidad y Clima han publicado un estudio en el que afirman que este continente fue el hogar de una selva tropical hace unos 50 millones de años.

Antártida

El estudio, que se ha publicado en la revista Nature, fue realizado por un equipo que viajó a la Antártida en una expedición durante el año 2010 y, durante la misma, se realizaron perforaciones en el hielo para estudiar los sedimentos del lecho marino de la costa Antártida Oriental. Durante el estudio de estos sedimentos, el equipo científico encontró restos de polen fosilizado cuyo origen encajaba perfectamente con la presencia de una selva tropical que debió existir hace entre 34 y 56 millones de años (en el período Eoceno).

Concretamente, gracias al polen y las esporas encontradas, la Antártida albergó un ecosistema en el que crecían palmeras o árboles baobab aunque, por ahora, no se han encontrado pruebas que demuestren la existencia de animales (aunque los científicos creen que, seguramente, vivían gran cantidad de insectos).

Según estos datos, la temperatura de esta selva debía estar alrededor de los 20 grados centígrados, algo que contrasta enormemente con la imagen actual que tenemos de este continente. De hecho, bajo su punto de vista, el calentamiento global está afectando al hielo de la Antártida y, quizás, cuando pasen varias décadas (posiblemente al finalizar este siglo), el hielo podría desaparecer debido a los altos niveles de dióxido de carbono presentes en la atmósfera.

No es algo fácil de predecir puesto que depende de los hábitos de la gente y las decisiones de los gobiernos y, por tanto, de cómo sean las emisiones de gases en el futuro

¿Y qué tiene que ver el cambio climático actual con la Antártida y la selva tropical? Durante la época del Eoceno, además de formarse grandes cadenas montañosas como los Alpes o el Himalaya, también se dieron varios cambios climáticos importantes como el Máximo térmico del Paleoceno-Eoceno que aumentó, considerablemente, la temperatura del planeta y al que, posteriormente, siguió una glaciación que marcó el inicio del Paleoceno. Por consiguiente, el cambio climático que aconteció hace casi 50 millones de años, y la respuesta del planeta ante esta variación, es algo de vital importancia para poder prever los efectos del cambio climático que estamos viviendo actualmente.

La Antártida funciona a modo de regulador de la temperatura del planeta actuando como un mecanismo de refrigeración que, poco a poco, se está tornando algo menos efectivo debido a la actividad humana.