El nuevo proveedor llega bajo el nombre de FYX, un nuevo servicio en la red con el que Nueva Zelanda se convierte en el primer país en dar acceso a sus abonados a todo el espacio digital incluyendo el geo-bloqueo propio de cada país para contenidos restringidos como el caso de Netflix.

El ISP permite a los neozelandeses superar las restricciones geográficas, una oferta que según Justin Graham, especialista en derechos de propiedad intelectual en el país:

Ofrece una nueva perspectiva de las leyes en Nueva Zelanda. Habrá un aumento de la actividad en este tipo de espacios. Además, es coherente con la política de Nueva Zelanda sobre la propiedad intelectual y las restricciones geográficas, ya que estas no son favorables al consumidor y éste debería ser capaz de acceder a contenidos con derechos de autor en un entorno competitivo y rentable.

Sospecho que si se está comercializando abiertamente este "modo global", la legalidad se puso a prueba en los tribunales anteriormente.

El nuevo servicio ofrece este acceso "ilimitado" a través de la opción "Global Mode", un sistema que elude las restricciones impuestas a los servicios en la red en determinados espacios geográficos.

FYX se lanzó el 4 de mayo como compañía derivada del ISP Maxnet y su slogan es claro. Una promesa tentadora donde los usuarios pueden acceder libremente a servicios de pago de otros países como Estados Estados Unidos donde Netflix y Hulu son líderes en contenidos online de pago.

Un modelo que traerá una gran polémica y que busca romper el acceso a contenido basado en la ubicación de los usuarios.