Si esta mañana hablábamos de una grata noticia que situaba a Países Bajos como el primer país en adoptar la neutralidad en la red a través de la legislación, China añade más restricciones para las libertades de sus usuarios en la red. Lo hace forzando a la mayor red de microblogging en el país, Sina Weibo, a introducir una serie de contratos de usos donde la censura impedirá el libre flujo de información.

La noticia llega tras las críticas y el cierre temporal de los comentarios en el sitio por parte del gobierno. Sina Weibo, el servicio similar a Twitter que triunfa en el país, introducirá una serie de normas a finales de mes con las que "erradicar" los rumores en la red.

A finales de abril el sitio fue criticado por el gobierno por alimentar los rumores sobre un posible golpe de estado. La realidad es que Weibo simplemente permitió que sus usuarios se expresarán en el sitio, motivo por el cual la red social fue castigada con la desconexión de los comentarios de sus usuarios durante tres días.

La respuesta de Weibo ante la censura del gobierno ha sido añadir una serie de puntos en los términos para contar con una mayor "transparencia" y controlar la información en el sitio. Una serie de reglas que ha obtenido el sitio The Next Web y que quedan recogidas en el artículo 13. El mismo indica que los usuarios tienen derecho a publicar información… aunque no cualquier información que:

  • Se oponga a los principios básicos establecidos por la constitución.
  • Perjudique a la unidad, soberanía e integridad territorial de la nación.
  • Revele secretos nacionales, ponga en peligro la seguridad nacional o el honor y los intereses de la nación.
  • Incite el odio o discriminación étnica, socave la unidad o erosione las tradiciones y costumbres.
  • Promueva malas supersticiones y enseñanzas.
  • Promueva rumores, perturbe el orden social o destruya la estabilidad social.
  • Promueva la actividad ilícita, los juegos de azar, la violencia o la llamada a delitos.
  • Pida la alteración del orden social a través de reuniones ilegales, protestas, manifestaciones o reuniones masivas.
  • Tenga otro tipo de contenido prohibido por las leyes y reglamentos nacionales.

Un conjunto de normas que dejarían al sitio sin posibilidad de libertad de expresión alguna. Si tenemos en cuenta que Weibo tiene más de 300 millones de usuarios en el país, el gobierno consigue con este movimiento acallar voces contrarias a su doctrina.