Lo que vemos en el vídeo es el anuncio de un nuevo tipo de de estructura de nano cristal, un vidrio con características revolucionarias donde el agua rebota y no existe suciedad. Según el MIT, el vidrio es anti-vaho y libre de deslumbramientos, una tecnología con claras implicaciones en los dispositivos del futuro.

Y es que hasta ahora una de las características más reconocibles del cristal era la forma en la se reflejaba la luz. Con la nueva superficie de cristal y su forma de crear texturas se eliminarían prácticamente los reflejos, una superficie que haría que las gotas de agua rebotaran como pelotas de goma pequeñas.

Un vidrio al que los investigadores le ponen la etiqueta de "multifuncional" y que está basado en nanotexturas superficiales que producen una serie de características cónicas, se limpia y resiste a la neblina o el deslumbramiento.

Como decía al comienzo, un cristal cuyas implicaciones en el futuro y de poder llevar a cabo un proceso de fabricación de bajo coste, podría aplicarse a dispositivos ópticos, pantallas de smartphones, televisores, paneles solares, automóviles o incluso en ventanas de edificios.

Según cuenta Kyoo-Chul Park, uno de los investigadores:

Los paneles fotovoltaicos pueden perder hasta un 40% de su eficiencia en seis meses en forma de polvo y suciedad que se acumula en la superficie. Sin embargo, este panel solar está protegido con su propio sistema de auto-limpieza de cristales por lo que se acabarían estos problemas.

Además, el panel sería más eficaz porque más luz se transmite a través de su superficie en lugar de ser reflejada, especialmente cuando los rayos del sol están inclinados en un ángulo agudo con el panel. Esta nueva superficie anti-reflejo acaba con los problemas.

No sólo eso, la nueva superficie multifuncional creada por el MIT es capaz de repeler el agua y mantener los paneles "limpios" con pérdidas de reflexión.

Para que nos hagamos un idea, el vídeo ha sido grabado con una cámara Phantom de alta velocidad poniendo a prueba las capacidades de la estructura con el agua. El resultado es que cada gota en la superficie acaba convirtiéndose en una bola esférica que rebota. Una nueva estructura cuyas implicaciones en el futuro son inimaginables.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.