Esta no representa la primera vez que la frontera entre los Estados Unidos y México es vigilada por sistemas tecnológicos desarrollados para enfrentamientos armados. Anteriormente se han usado drones y sistemas de comunicación vistos en la guerra de Irak y Afganistán. En este caso Homeland Security ha terminado de probar con éxito un sistema de cámaras utilizado en combate que permite cubrir áreas del tamaño de una ciudad en un sólo cuadro sin la necesidad de hacer paneos o enfoques para seguir acontecimientos específicos.

La cámara desarrollada por la empresa Logos Technologies para el ejército fue probada en el estado de Arizona durante día y noche por el transcurso de una semana completa. Según el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos la prueba fué todo un éxito totalizando 80 arrestos durante esos pocos días. El sistema le permite a los organismos de seguridad poder ver un hecho sospechoso y seguir a los individuos aún cuando se desplacen varios kilómetros, además permite hacer observaciones diferenciadas de diversas ubicaciones todo con video en vivo de lo que está ocurriendo.

Actualmente las fronteras del país son revisados en muchas ocasiones por naves sin tripulación, pero siempre con sistemas de grabación que requerían un objetivo específico derivando en gran desgaste de recursos en los casos que el mismo se movilizara por distintas áreas. Implementar esta nueva cámara significará una gran inversión en infraestructura (tecnológica y humana) ya que se pasará a hacer extensas grabaciones de una gran superficie, requiriendo mayor capacidad de procesamiento y almacenamiento. También hay que considerar los operarios que se necesitarán para observar las capturas, según lo declarado por el encargado del video que actualmente controla las fronteras no tienen personal necesario para mirar tanto material, sería necesario un software que identifique en video los focos a los que se le deberá prestar atención. Claro que los 60.000 millones de dólares que invierte el estado norteamericano en defensa podrá satisfacer ampliamente las nuevas necesidades del sistema.

Para colocar el sistema en una altura que permita aprovechar todo el campo de visión de la cámara se instala sobre unos drones tipo dirigible de veinte metros de largo desarrollado por Raven Aerostar, el mismo permanece a 300 metros de altitud mientras toma las imágenes en video que graba y envía a un centro de control. Aunque ahora lo están evaluando para control fronterizo no se descarta la posibilidad de utilizarlo en eventos que junten grandes multitudes como algunos de los casos que vimos el año pasado.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.