Los primeros computadores comerciales, como el IBM 701, tuvieron un gran calado dentro del ámbito gubernamental y solían instalarse en instalaciones de investigación vinculadas a la defensa militar estadounidense o en centros de investigación. Poco a poco, estos ***mainframes*** que eran capaces de procesar gran cantidad de datos comenzaron a encontrar su lugar en el seno de las empresas (transacciones bancarias, contabilidad, nóminas, etc) pero siempre siguieron vinculadas a la investigación y al cálculo numérico gracias a su capacidad de proceso, su fiabilidad, soporte y robustez y, sobre todo, su orientación a transacciones. Sin embargo, el transcurrir de los años ha ido dejando paso a otras tecnologías (virtualización, supercomputación, etc) que han ido dejando a un lado a los grandes *mainframes* para dar paso a grandes granjas de sevidores. La NASA, originalmente, también disponía de *mainframes* que, poco a poco, se han ido sustituyendo por otros dispositivos y, el pasado sábado, la Agencia Espacial apagó el último *mainframe* que tenía en activo.

El Centro Marshall de Vuelos Espaciales poseía el último *mainframe* que estaba en activo, un IBM Z9 que fue apagado el sábado por Sittra Battle, una empleada de la agencia. Con esta retirada, la NASA pone fin a una era en la que se han utilizado *mainframes* en la agencia si bien, desde la nota de anuncio, quieren dejar claro que aunque en la NASA ya no haya sitio para este tipo de sistemas, siguen siendo sistemas extremadamente robustos e ideales para organizaciones que requieran aplicaciones de negocios orientadas a la realización de transacciones seguras.

En pleno 2012, la NASA busca sistemas algo más flexibles y, bajo su punto de vista, un computador con un interfaz de usuario poco flexible que, además, tiene el tamaño de un frigorífico no encaja con la visión de sistemas que tienen en la cabeza (mucho más orientada hacia la supercomputación, el *cloud computing* y la virtualización). Teniendo en cuenta que la supercomputadora más potente que existe actualmente, y que está en Japón, es capaz de realizar 10,5 billones de cálculos por segundo, el paralelismo masivo de las supercomputadoras (ideal para la realización de cálculos complejos) supera a estos sistemas transaccionales orientados a procesar gran cantidad de datos externos, por tanto, encajan mucho mejor con las necesidades actuales de la NASA.

> Los *mainframes*, honestamente, no son tan malos y tienen su lugar. Cosas como la virtualización, los hipervisores, los *thin clients* son algo que nos una novedad para los que usamos *mainframes* pero sí que son una tendencia para las nuevas generaciones

Desde hace más de 40 años, los grandes *mainframes* han estado vinculados a la NASA; una vinculación que arrancó con la entrada en la Agencia de dos IBM System/360 Model 95 que fueron modificados, específicamente, para optimizar su velocidad de procesamiento de cálculo puesto que se dedicarían a tareas de cálculo relacionadas con la exploración espacial, alcanzando una capacidad de procesamiento tal que era capaz de realizar 330 millones de multiplicaciones de números de 14 dígitos por minuto.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.