Tras conocerse su apoyo a SOPA, la nueva estúpida ley que EE.UU pretende aprobar para luchar contra la piratería en la red, el poderoso grupo de empresas desarrolladoras de software Business Software Alliance (o BSA compuesto por marcas como Apple o Adobe) ha matizado a través de un artículos escrito por el presidente del conglomerado, Robert Holleyman, lo que opinan sobre la medida.

En él Holleyman explica que la BSA está convencida de que SOPA, aún en proceso de confección, puede ser una ley equilibrada que disuada a los piratas sin perjudicar la innovación y derechos básicos de la ciudadanía pero:

En su formato actual, sin embargo, podría afectar no sólo a los actores peligrosos.

Seguido insta a que se introduzcan cambios para evitarlo y destaca la importancia de respetar derechos fundamentales:

Para solucionar este problema, las definiciones de lo que puede ser objeto de acciones legales y cuáles son las medidas que se podrán imponer deben ser ajustadas. Debido proceso, libertad de expresión y privacidad son derechos que no pueden comprometerse.

Remata con lo siguiente donde cada palabra es importante:

Y la seguridad de las redes y las comunicaciones es indispensable para una economía próspera en Internet. Algunos observadores han planteado dudas razonables acerca de si determinadas disposiciones de SOPA podrían tener consecuencias imprevistas en estas áreas. BSA ha batallado contra el monitoreo y la vigilancia de Internet. Todas estas preocupaciones deben ser debidamente consideradas y tratadas.

En resumen, la BSA sigue mostrándose favorable a SOPA, pero incluso a ellos les parece que de aprobarse tal y como está confeccionada actualmente haría peligrar la innovación y derechos fundamentales como la libertad de expresión o la privacidad, por lo que solamente la apoyarán completamente cuando se realicen cambios que la conviertan en mas equilibrada.

¿Lavado de cara para apaciguar las críticas o declaración de intenciones real? Responder la pregunta es extremadamente complicado.

Creo que hay un poco de las dos cosas y lo que si tengo muy claro es que la BSA, por su propio bien a medio/largo plazo, debería oponerse rotundamente a SOPA ya que estamos hablando de una legislación que por mucho que se intente modificar seguirá generando más problemas que otra cosa ya que sus pilares básico son inamovibles. Me refiero a cosas como dotar de potestad a compañías generadoras de contenidos en EE.UU para deshabilitar sitios que en teoría infringen copyright o la posibilidad que abre de que una web pueda ser desconectada por el mero hecho de enlazar a un sitio que, nuevamente en teoría, robe propiedad intelectual .

En Estados Unidos, y en otro montón de sitios más, ya hay marcos regulatorios para proteger a las diferentes industrias afectadas por la piratería y se ha demostrado que crear leyes ad hoc no sirve para nada (ahí está la HADOPI francesa por ejemplo). La única solución está en la innovación-adaptación.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.