Lo normal es que la regla no duela, dicen. Sin embargo, hay muchas personas que se quejan, con motivos, de que las suyas son invalidantes. La endometriosis es uno de ellos. Pero el síndrome de ovario poliquístico también puede llegar a serlo. Además del dolor intenso, se presenta con otros síntomas y complicaciones que hacen que la menstruación no sea un camino sencillo.

El síndrome de ovario poliquístico produce dolor. Pero además va asociado con otras complicaciones. Desde propensión al sobrepeso y la obesidad hasta crecimiento excesivo del vello en lugares en los que, por estética, no debería estar. Pasando por propensión a la hipertensión y a la resistencia a la insulina. Además, de todos los efectos secundarios añadidos por el principal tratamiento del SOP: los anticonceptivos.

En Hipertextual hemos hablado con cinco mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico, también conocido como SOP, sobre este tema. También hemos preguntado sobre este ello a la doctora Ana Román, jefa de Ginecología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja. Pero veamos en mayor profundidad qué es esto del SOP.

El síndrome de ovario poliquístico

El SOP afecta a entre el 6 y el 21% de las mujeres en edad reproductiva

"El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un cuadro muy heterogéneo en su presentación clínica, evolución y en sus consecuencias a largo plazo. Constituye la forma más común de anovulación crónica y afecta al 6-21% de las mujeres en edad reproductiva", cuenta Román a Hipertextual. "Los criterios necesarios para establecer el diagnóstico de SOP han variado a lo largo de los años. Hoy día se establece como criterio necesario la existencia de un hiperandrogenismo clínico, manifestado en forma de hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en zonas donde no debería haber); acné y/o alopecia androgénica, o analítico con una elevación de la testosterona libre y la 17 OH progesterona, y al menos uno de los siguientes signos o síntomas: el aspecto ecográfico poliquístico de los ovarios o la anovulación", añade.

¿Y qué causa el síndrome de ovario poliquístico? Román explica que las causas son "multifactoriales", pero que "generalmente se origina por alteraciones en el funcionamiento correcto de los ovarios". Además, si hay otros factores en la persona "como son el aumento de la gonadotropina LH y de los estrógenos, la disminución de la FSH y el aumento de los niveles de insulina que denominamos hiperinsulinismo (por un aumento de la resistencia de los tejidos a la acción de la insulina)". Todo esto contribuye a que "no se desarrolle un folículo dominante en el ovario sino varios que van a producir estrógenos".

Dolor, menstruaciones irregulares y SOP

En el síndrome de ovario poliquístico a veces la menstruación no se produce y en otras ocasiones, el sangrado continua más allá de los 7 días que debe durar

El dolor del SOP proviene de esos folículos que no sueltan el óvulo. Y es que pueden terminar convirtiéndose en quistes. Como le ocurrió a Ana, una joven de 33 años que fue diagnosticada alrededor de los 17 o 18 años. "Un día estaba en la oficina y me empezó a doler muchísimo en el lado derecho. En ese momento pensé que podía ser apendicitis y me llevaron al hospital. Cuando me hicieron la ecografía vieron que era un quiste folicular de unos cinco centímetros", tal y como explica a Hipertextual.

La primera regla de Damaris fue con 13 años y duró 32 días. "Las posteriores duraron incluso varios meses", cuenta a Hipertextual. Esto le llevó a tener una anemia que facilitó el diagnóstico de este síndrome. Y es que el sangrado entre reglas es otro de los síntomas del SOP. A veces la menstruación no se produce y en otras ocasiones, el sangrado continua más allá de los 7 días que puede durar.

Las menstruaciones de Noelia, de 28 años, también han sido dificiles, especialmente por el dolor. "Desde los 14 años acudí varias veces a urgencias por fuertes dolores menstruales y sangrados excesivos", explica. Para esta joven la peor parte del SOP es "que se vea como una exageración".

"Me he encontrado tanto hombres como mujeres ninguneando mis síntomas y mi malestar tratándome de exagerada. La menstruación en muchísimas ocasiones me ha impedido hacer vida normal. Nunca me he sentido con confianza como para faltar a mi puesto de trabajo (o pedir teletrabajo) por estar con la regla. Lo sufres en silencio".

Noelia, diagnosticada con síndrome de ovario poliquístico
Unsplash

Sin ovulación no hay embarazo

Una de las consecuencias de que los óvulos no se desprendan del ovario es que el embarazo es más complicado para las personas con este síndrome. No significa que sea imposible, pero es cierto que causa "subfertilidad" e incluso "infertilidad", según explica Román. Por otra parte, si además le unimos la obesidad y la resistencia a la insulina podría ser un problema mayor: "En el SOP, las pacientes obesas con resistencia a la insulina además de este factor asocian alteraciones en la calidad de los ovocitos y en la maduración del endometrio por lo que, en presencia de un ciclo ovulatorio, la ocasional capacidad de implantación de un posible óvulo fecundado está también mermada", añade la ginecóloga.

"En mi familia tenemos antecedentes de SOP", explica Ana. "Así que mi madre tardó alrededor de un año en quedarse embarazada de mí desde que decidieron tenerme", cuenta a Hipertextual.

Sobre la posible infertilidad que causa el SOP, Noelia explica que mientras a otras amigas sí le han comentado que puede pasar, a ella "nunca" se lo han dicho. "Una enfermera solo me dijo que mis ovarios son un poco más vagos y que no tiene por qué ser un problema", cuenta.

Por su parte, Gema, de 40 años y con dos hijos concebidos de manera natural, explica que ya cuando fue diagnosticada a los 17 años le hablaron de la posibilidad de que no pudiera tener hijos. "El radiólogo que me diagnosticó me soltó a bocajarro que no iba a tener hijos en la vida", explica. "De todas los problemas que podrían sobrevenir del SOP, ese fue el que más me marcó hasta que tuve a mi primer hijo", cuenta.

No obstante, a este tipo de infertilidad se le puede poner remedio. Y es que si una mujer con el síndrome de ovario poliquístico tiene deseos de ser madre, puede serlo con ayuda de "fármacos que estimulen la ovulación junto con otros que disminuyan los niveles de glucemia y aumenten la sensibilidad de los tejidos a la insulina". En definitiva, quedarse embarazada puede, en algunos casos, ser más difícil; pero no es imposible.

SOP: más allá del dolor

Y es que el síndrome de ovarios poliquísticos no es solo el dolor o la posible infertilidad que conlleva; sino que viene acompañado de otras características que pueden dañar la autoestima de quienes lo padecen. Como puede ser el crecimiento excesivo de pelos en la cara, cuello, pecho, alrededor del ombligo, muslos, piernas o brazos. Pero esto ni siquiera es lo peor. Ya que la resistencia a la insulina y la tendencia a la obesidad son dos factores que siempre van a estar ahí. Con otras dos consecuencias más: la tendencia a la hipertensión y la diabetes.

Por este motivo, es muy importante que las mujeres con SOP se controlen el peso. Aunque, a la vez, con este síndrome es muy difícil mantener un peso adecuado. Por ejemplo, Gema explica que a pesar de mantener hábitos saludables, "no soy capaz de librarme del sobrepeso".

"Para mí lo peor han sido todos los cambios que ha sufrido mi cuerpo tanto físicos como internos"

Este es también el caso de María, de 21 años. A los 18 su ginecólogo le diagnosticó síndrome de ovarios poliquísticos. Y para ella "lo peor han sido todos los cambios que ha sufrido mi cuerpo tanto físicos como internos", comenta. Sin ningún cambio en su alimentación ni en su rutina, cogió peso y tenía muchos cambios de humor. De hecho, le diagnosticaron "hígado graso y resistencia a la insulina". Por suerte, su doctora de cabecera pensó en el SOP y el especialista le confirmó el diagnóstico. Aunque antes ya había ido "muchas veces al ginecólogo sin obtener respuesta".

Tratamiento

A las mujeres con SOP se les suele recomendar tomar anticonceptivos, ya sea de manera oral o en otro de los formatos que se pueden encontrar. Lo importante es controlar el proceso hormonal. Este es el caso de María y Dámaris. Sin embargo, algunas mujeres prefieren no tomar anticonceptivos debido a la gran cantidad de efectos secundarios que tienen; como es el caso de Ana y Noelia. En estos casos, hay que tener un control anual por parte de los ginecólogos.

A Gema le han quitado su primer quiste este año: "Afortunadamente fue todo bien"

En el caso de que no se tomen los anticonceptivos, los quistes pueden ser muy dolorosos y grandes y deben quitarse mediante una operación. "A partir de los embarazos, la principal preocupación ha sido la de los quistes que hay que ir vigilando. Este año ya he tenido que quitarme el primero, que me ha generado mucho dolor (por lo visto creció muy rápido y se torsionó)", cuenta Gema. A parte, tuvieron que hacerle pruebas y comprobar que se trataba de un quiste benigno, con la consiguiente preocupación que eso conlleva. "Afortunadamente fue todo bien", comenta.

Por otra parte, tanto si la persona con SOP quiere ser madre como si no se recomienda "el ejercicio físico y una dieta hipocalórica cuando las pacientes asocien obesidad. La pérdida de peso, en ocasiones, es suficiente para restablecer el correcto funcionamiento del ovario y revertir la resistencia periférica a la insulina", comenta Román a Hipertextual.

SOP y ovarios poliquísticos

También hay que hacer una diferenciación. El síndrome de ovario poliquístico no es exactamente lo mismo que los ovarios poliquísticos. Y es que los ovarios en una ecografía puede tener estas características; pero no tener más síntomas asociados al SOP y eso no significa que se tenga este síndrome. Al contrario pasa lo mismo, "podemos establecer el diagnóstico de la enfermedad en presencia de hiperandrogenismo clínico o analítico y anovulación; pero el aspecto de los ovarios en ecografía puede ser completamente normal", indica la ginecóloga.

En definitiva, vemos que el dolor es una de las características del síndrome de ovarios poliquísticos; pero no es, ni de lejos, la única. Lo mejor es consultar con un ginecólogo si pensamos que podemos padecer SOP para que nos pueda guiar en cualquiera de nuestras dudas al respecto.