En 1919 el físico y músico ruso Lev Sergueievich Termen creó el primer instrumento musical electrónico el theremín. En sus primeros momentos se conocía al instrumento como eterófono pero le cambiaron el nombre, algo que también hizo su creador, quien se transformó en León Theremin. El joven físico se encontraba experimentando con una radio cuando descubrió, casi por casualidad, el principio en el que se basa el theremín.

El diseño del instrumento consiste en una caja con dos antenas. Para tocar el theremin el músico debe aproximiar o alejar el brazo, mano y dedos de de la antena vertical para las alturas de las notas. Cuanto más cerca de la antena más agudas serán las notas y cuanto más lejos más graves. Con la mano izquierda controlamos el volumen, cuando la mano está cerca de la antena horizontal el sonido se apaga, sin embargo, a medida que levantamos la mano el volumen va aumentando.

La característica fundamental del instrumento es que para tocarlo no hace falta tocarlo. En el diseño original el aparato tan solo tenía una antena, la antena para controlar el volumen se añadió posteriormente. El sonido que produce recuerda al del violonchelo y el de la voz humana. Curiosamente el inventor era un consumado chelista.

El instrumento, debido a ese sonido tan particular, fue usado con profusión en las películas de serie B de Hollywood durante los años cuarenta y cincuenta. El theremín se usó habitualmente en películas de terror y de ciencia ficción. Su sonido era sobrenatural y perfecto para mostrar el tormento de personajes con problemas mentales, grandes cargas morales, alucinaciones o malos sueños. Uno de los primeros compositores en usarlo fue Dimitri Shostakovich, un joven ruso que lo introdujo en la escena de la tormenta de la película Odna (1930).

En 1951, Bernard Herrmann utilizó dos theremines para la banda sonora de The Day the Earth Stood Still de Ray Wise. El uso del theremin daba un toque futurista y amenazante que cuadraba perfectamente con el tono de la película. Howard Stein lo usó para It Came From Outer Space. Miklos Rozsa lo usó para recalcar la inestabilidad emocional de varios personajes en películas como Spellbound de Alfred Hitchcock o The Long Weekend de Billy Wilder. Y en multitud de películas más como The Mad Magician, Please Murder Me, The Red House, House of Wax. Más recientemente en Ed Wood, Existenz o Mars Attacks.

En The Song Remains the Same, podemos ver a Jimmy Page, tocando un theremín durante la canción Whole Lotta Love. Grandes de la música com Pink Floyd, Jean Michel Jarre, Radiohead, Marilyn Manson o Nine Inch Nails han hecho uso de este particular instrumento. Durante años el instrumento cayó en el olvido hasta que a mediados de los noventa el documental Theremin, an Elecronic Oddysey (1994) lo volvió a traer a la primera plana de la actualidad musical.

La mayor virtuosa del theremín fue Clara Rockmore, quien tras ver truncada su carrera como violinista por culpa de una lesión se convirtió en una consumada thereminista. Rockmore fue colaboradora de Theremin y poseía un oído absoluto. Su talento a la hora de ejecutar las piezas musicales era sobrecogedora. Otros grandes concertistas son Samuel Hoffman y Lucie Bigelow Rosen.

En la actualidad existen varios thereministas muy conocidos como Lydia Kavina, Barbara Buchholz, Masami Takeuchi, Carolina Eyck, Celia Sheen, Ernesto Mendoza, Jonny Greenwood, Robby Virus o Pamelia Kurstin. Y por supuesto Sheldon Cooper, personaje de la serie de televisión The Big Bang Theory.

👇 Más en Hipertextual