Como muchos recordaréis, ayer dimos cuenta de la noticia anunciada por el colectivo Chaos Computer. Una denuncia anónima a los hackers finalizó con la identificación de un troyano de puerta trasera capaz del seguimiento y espionajes de los ciudadanos, un programa que incluía keylogger y código que podía activar el hardware de los equipos y monitorizar servicios VoiP como Skype. El colectivo apuntaba a la propia policía en la construcción y usos del software. Pues bien, pasado un día, el estado alemán de Baviera ha admitido y confirmado su participación en el uso del controvertido software espía desde el año 2009. Merkel ha exigido explicaciones abriendo una investigación.

Y es que el software, tal y como ha sido analizado tanto por Chaos Computer como por varias firmas de seguridad alemanas, rompería claramente los límites establecidos por ley, violando la constitución alemana.

Desde el año 2008, Alemania impuso una barrera en torno a la interceptación de Internet a través de las llamadas telefónicas. En ese momento el Tribunal Constitucional imponía que para llevar a cabo un seguimiento de los ciudadanos debería existir una orden judicial.

Reacciones

La confirmación por parte de Baviera en el uso del software abre muchas interrogantes que ahora deberán ser esclarecidas. Mientras la gran mayoría admite que el mismo se podría haber utilizado por encima de la ley en base a su construcción, funcionarios de Baviera dicen haber actuado desde ese 2009 dentro de la ley.

Junto a Merkel, el ministro de Interior Joachim Hermann ha prometido una revisión del uso del software. Por su parte, Steffen Seibert, portavoz de la canciller, ha dicho que los cargos presentados por Chaos Computer serán investigados:

Estamos tomando todas las acusaciones muy en serio. Tendremos que comprobar todos los sistemas muy a fondo

Sabine Leutheusser, ministro de Justicia, confirmó únicamente que su ministerio no había aplicado el software, sin confirmar o negar explícitamente la participación del resto de ministerios.

Otras voces importantes en el país como las de Wolfgang Bosbach, portavoz del partido cristiano demócrata, decía a la radio que:

Si una agencia del gobierno ha puesto en marcha el software, sería un hecho muy grave, claramente ilegal y una violación de la constitución

Muchas dudas por esclarecer ante un caso que podría resultar un grave atentado contra los derechos fundamentales de los ciudadanos en el país. En las últimas horas algunos medios apuntaban que la publicación de los cables de WikiLeaks en 2008 hoy serían la constatación de lo publicado. En ese momento la organización filtraba unas notas donde se ponía de manifiesto la conexión entre la justicia de Baviera y la empresa de tecnología alemana DigiTask en la construcción de un software.

Sea como fuere, será un caso que deberá ser analizado y la propia Merkel ha comunicado que se llevará a cabo una larga investigación. Mientras, las firmas de seguridad del país como F-Secure, han decidido añadir el troyano a su lista de malware conocido para bloquear sus usos.