Portico

Portico

Estoy convencido que el tablet cada vez va a tomar más importancia y se va a introducir en cada vez más sectores como una herramienta más de trabajo. No creo que sea, únicamente, un dispositivo para el ocio y, poco a poco, vamos viendo como cala en muchos profesionales como un sustituto del ordenador portátil (y no como distintivo social o muestra de poder económico, aunque alguno de estos casos también haya). Las pantallas multitáctiles son, en gran medida, responsables del éxito de estos dispositivos puesto que dotan al usuario de un interfaz de fácil manejo y de unos movimientos (o gestos) para el control de lo más natural. Pensando en un control mucho más avanzado, Intel, Microsoft y la Universidad de Washington han trabajado en el prototipo de un tablet, de nombre Portico, que no sólo interactúa con nuestros toques en la pantalla sino que también con las superficies en los que es apoyado.

Portico es un proyecto que viene a expandir la superficie física en la que se desarrolla la interacción con un tablet. Dicho así puede sonar un poco raro pero la idea fundamental del proyecto es la de dotar al tablet de un sistema que permita que el entorno (la mesa o el atril) en el que se emplaza el dispositivo también actúe como mandos de control de éste haciendo que podamos manejar el dispositivo más allá de la frontera física de éste. Según Jacob O. Wobbrock, investigador de la Universidad de Washington:

La idea es permitir que el espacio interactivo vaya más allá del espacio de visualización, es decir, más allá del espacio de la pantalla

Con tal fin, Portico dispone de un par de cámaras plegables que se disponen encima de la pantalla (una a cada lado) y con la que se realiza la detección y el seguimiento del movimiento de objetos por la pantalla. El sistema es capaz de determinar la altura de los objetos y discernir si el objeto está tocando la superficie circundante al tablet (en base a las imágenes captadas por las cámaras).

Gracias a la imagen captada por las cámaras se pueden detectar gestos realizados con las manos así como objetos físicos que interactúen con la pantalla. Por ejemplo, en alguna demostración realizada, el software es capaz de buscar una pelota que rueda por la mesa y golpea al tablet en uno de sus lados, provocando que aparezca una pelota virtual en la pantalla en la misma posición haciendo como si hubiese traspasado el borde del tablet y se hubiese introducido en éste.

Otra demostración curiosa es la de un videojuego matamarcianos en el que la nave espacial se controla mediante una pieza dispuesta sobre la mesa que es enfocada por las cámaras y éstas son capaces de detectar la inclinación de la nave y trasladarla a la pantalla.

A medida que los dispositivos siguen disminuyendo, el espacio de la pantalla se va comprometiendo, sin embargo, Portico puede agrandar la pantalla usando los alrededores de ésta gracias a esta interactividad con el entorno

De hecho, según las primeras estimaciones, Portico es capaz de agrandar la superficie útil en unas seis veces, según comenta Daniel Avrahami de Intel, por tanto, en un tablet de 12 pulgadas, la superficie podría llegar hasta el equivalente a una pantalla de 26 pulgadas.

El prototipo, actualmente, es algo feo por la colocación que tiene de las antenas, sin embargo, se trabaja en pulirlo para que se pueda mostrar un diseño mucho más comercial y que exponga menos las cámaras que, tal y como están colocadas ahora, pueden romperse con cierta facilidad.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.