Teradrive

En nuestro particular periplo por la historia de los videojuegos hemos visto que éstos nacieron, básicamente, como aplicaciones prácticas que ilustraban las capacidades de los computadores y que, debido a su éxito, comenzaron a extenderse más allá de los laboratorios de investigación. A partir de ahí, la industria del ocio electrónico fue creciendo hasta llegar a ser lo que es ahora. No hace mucho, cuando estuvimos hablando del Motorola 68000, comentamos que este procesador era el cerebro de la consola Mega Drive de Sega, una de las consolas más deseadas a principios de los años 90 que dio pie a dos singulares equipos que concentraron en un único dispositivo un PC y una consola Mega Drive: el Sega Teradrive y el Amstrad Mega PC, dos híbridos de PC y Mega Drive.

En 1991, a los directivos de Sega en Japón les atemorizaba la popularidad que estaban alcanzando los ordenadores personales como plataformas con las que jugar a juegos, algo que podría mermar las ventas de cartuchos de juegos para consola y, sobre todo, las ventas de nuevas consolas. Pensando en el aumento de ventas de ordenadores, los ejecutivos de la compañía idearon cruzar su consola más potente con un PC y crear un sistema híbrido que cubriese el deseo de tener un ordenador y, de paso, llevase anexa una consola de Sega que les abriese la puerta a la venta de cartuchos con juegos.

Teradrive-2007-05-19-front

Fijadas estas especificaciones, Sega encargó a IBM la fabricación de este híbrido para su lanzamiento únicamente en Japón. IBM fabricó el Sega Teradrive partiendo de las especificaciones de un PC normal y la consola de videojuegos, por lo que el resultado poseía tres procesadores. Por un lado, un Intel 80286 de 10 MHz como CPU del PC y, además, un Motorola 68000 y un Zilog Z80 para la sección que implementaba la Mega Drive (los mismos chips que llevaba la consola). En cuanto al PC, el primer modelo se lanzó con una disquetera como unidad de almacenamiento y 2,5 MB de memoria RAM, algo que iría evolucionando hasta un tercer modelo con 5 MB de RAM y un disco duro de 30 MB. Este PC debía ser bastante lento comparado con los del resto del mercado que ya en 1991 comenzaban a usar el Intel 80486 que era dos generaciones posterior al que se implantó en el Teradrive.

¿Cuántas unidades se vendieron? Realmente es un dato que no llegó a trascender en Europa, sin embargo, lo que sí que sabemos es que es un objeto altamente cotizado por los coleccionistas (puesto que nunca llegó a comercializarse fuera de Japón) y que fue un estrepitoso fracaso de la compañía. Este híbrido de PC y videoconsola salió al mercado con un precio de 1100 dólares de la época (unos 775 €) incluyendo el IBM DOS J4.0/V como sistema operativo y, además, incluía un kit de desarrollo para que los usuarios pudiesen programar sus propios juegos y ejecutarlos en el hardware de la parte de la consola Mega Drive.

Mega PC

Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y, la verdad, es que en el mundo de los negocios creo que también podemos aplicar este dicho popular. A pesar del estrepitoso fracaso del Sega TeraDrive en Japón, otra compañía decidió apostar por un equipo similar para lanzarlo en Europa y Australia. Así nació el Amstrad Mega PC y el Amstrad Mega Plus, dos ordenadores que integraban una consola Sega Mega Drive y que se fabricaron, bajo licencia de Sega, durante 1993.

El invento, al igual que el TeraDrive, integraba una Mega Drive y un PC y también constaba de 3 procesadores, uno para la parte del PC (un Intel 80386 a 25 MHz en el Mega PC y un Intel 80486 a 33 MHz en el Mega Plus) y los dos característicos de la Mega Drive (el Motorola 68000 y el Zylog Z80). Además, incluía 1 MB de RAM (4MB en el modelo superior), un disco duro de 40 MB y un mando de Mega Drive de color blanco que también era fabricado por Amstrad.

AmstradMegaPCFull

Cuando se lanzó en 1993 en Australia y Europa, la verdad, no tuvo una buena acogida, más bien todo lo contrario. Aunque el dispositivo unía dos de los objetos más deseados por los jóvenes de entonces, 1255 euros era un precio demasiado alto para la época, algo que provocó que Amstrad se viese con un stock de equipos que se quedaron obsoletos con la aparición del Intel 80486 y que, por la obsolescencia del Mega PC, forzó una bajada de los precios a 752 euros. Aún así, parece que Amstrad no escarmentó porque actualizó el equipo, poco después, y lanzó el Mega Plus con un Intel 80486 pero tampoco lograron demasiado impacto.

¿Por qué fallaron estos híbridos en el mercado? Tanto Amstrad como Sega pensaron que si los usuarios querían un PC en su casa y una consola Mega Drive, un producto híbrido podría satisfacer ambas necesidades. La idea, realmente, no era mala, sin embargo eran productos caros que no todo el mundo se podía permitir. Tecnológicamente tampoco eran malos productos pero desde su concepción hasta su venta (el time-to-market) pasó demasiado tiempo y llegaron con la marca de la obsolescencia a las tiendas especializadas. En el caso del modelo europeo, un 386 llegó a un mercado en el 486 estaba haciendo furor y en el que el modelo con un 486 se intentó enfrentar a la gama Pentium.

Hoy en día estos híbridos de PC y Mega Drive son objetos bastante buscados por los coleccionistas, sobre todo, el TeraDrive que apenas se ve fuera de Japón.