Siguiendo con nuestro recorrido por los computadores de leyenda, hoy vamos a retomar el hilo de la computación personal, es decir, las implementaciones que se realizaron en los años 70 para obtener computadoras a un coste razonable que pudiesen traspasar las fronteras de las oficinas y entrar en los hogares. Estos primeros desarrollos estaban muy orientados a los aficionados y a los "diseños de garaje" pero, aún así, modelos como el Altair 8800 se hicieron muy populares y propiciaron la salida al mercado de otros diseños. En esta ocasión vamos a adentrarnos en la historia del IMSAI 8800, un computador personal contemporáneo al Altair 8800 con el que compartía algunas características técnicas.

IMSAI 8080

Con el éxito del Altair 8800 y su popularidad entre los aficionados que compraban los kits y construían sus propias computadoras, una compañía de consultoría en el campo de la computación, IMS Associates, que había empezado su actividad en 1972 decidió adentrarse en la integración de hardware. La compañía, fundada por Bill Millard y que usaba de sede social su propia casa, recibió el encargo de diseñar una estación de trabajo para los empleados de General Motors. Millard ideó un sistema que incluía un terminal, un pequeño computador, una impresora y un software realizado a medida (que era la especialidad de la empresa). Además, cinco de estas unidades debía tener acceso a un disco duro común que sería gestionado por otra computadora. A estos diseños, Millard los denominó Hypercube.

Millard y su ingeniero jefe, Joe Killian, pusieron la vista en los recién lanzados procesadores, concretamente el 8080 de Intel que superaba con creces a su antecesor, el 4004, que era el que habían estado utilizando en sus promeros diseños. Cuando en enero de 1975 vieron el anuncio del Altair 8800 y el éxito que obtuvo entre los aficionados, vieron que era el momento de lanzar al mercado su proyecto. Para empezar, intentaron hacerse con algunas unidades del Altair para hacer un poco de ingeniería inversa y verificar que iban por buen camino.

IMSAI 8080 interior

El primer problema que encontraron fue financiero, dado que MITS (el fabricante del Altair) quería el dinero por adelantado y, dada la demanda, no podían enviar el equipo antes de 90 días. Millard ni tenía el dinero ni tampoco podía esperar 90 días, así que se las ingenió para encontrar a alguien que le prestase una máquina Altair para examinarla, momento en el que vieron que la elección del Intel 8080 era la mejor posible. Al final, acabaron comprando una muestra del Altair para estudiarla en mayor profundidad, detectar sus carencias y mejorar su diseño.

Al igual que en el Altair, el panel frontal del dispositivo tendría interruptores para la introducción de los datos y leds para la visualización de resultados pero, como consecuencia, el diseño contenía demasiados cables y, por tanto, se aumentaban las probabilidades de que los usuarios cometiesen un error a la hora de montar el kit. Este problema fue solventado con un rediseño de la carcasa y la inclusión de conectores en la placa base para facilitar la conexión de los cables. Por otro lado, aunque el Altair permitía expansiones, éstas no eran fáciles de instalar, otro detalle que IMS Associates corrigió y permitió simplificar el conexionado y, además, ofrecer ampliaciones a menor precio que la competencia.

Sin embargo, había un escollo que IMS Associates no podía saltar. El Altair llevaba el BASIC de Microsoft e IMS Associates no se podía permitir un acuerdo comercial con la compañía de Bill Gates. La compañía tenía experiencia en el desarrollo de software y decidieron incluir una versión modificada de #1 que, en esa época, era de dominio público y se parecía mucho al CP/M. La compañía terminó su primer kit de desarrllo el 16 de diciembre de 1975 y, al empezar el año siguiente, cambiaron el nombre de la compañía a IMSAI Manufacturing Corporation para que reflejase el cambio de actividad hacia la fabricación de hardware y el abandono de la consultoría.

El IMSAI 8080 llegó al mercado y la gran mayoría de periféricos (teletipos, impresoras o discos duros) eran caros, así que se los usuarios se decantaron por las cintas de casete que eran mucho más baratas si bien no estaban estandarizadas. IMSAI trabajó con otra compañía para obtener un modelo perfectamente compatible con su computadora. Posteriormente, llegarían las disqueteras y dado que Altair trabajó en su inclusión, IMSAI también hizo lo mismo. Este amalgama de computadoras y periféricos hizo que los usuarios estuviesen constantemente intercambiándose piezas entre ellos para mejorar sus computadoras. De hecho, no era extraño que los usuarios de Altair pirateasen el BASIC de Microsoft para instalárselo a las IMSAI 8080.

¿Dónde se usaba el IMSAI 8080? Pues a pesar del éxito del Altair, el IMSAI 8080 se hizo su hueco en el mercado y, además de entrar en más de un hogar, se utilizó para procesar datos en pequeñas y medianas empresas, en sistemas de comunicaciones, aplicaciones científicas, en aplicaciones educativas, en la banca y los seguros e, incluso, en algún que otro laboratorio del Departamento de Defensa.

El desarrollo del IMSAI 8080, realmente, tardó demasiado y excedió su presupuesto. En octubre de 1979, IMSAI Corporation había entró bancarrota, y vendió la marca IMSAI a Fisher-Freitas Company, que continuó fabricando los computadores bajo nombre de IMSAI, aunque nada tenían que ver con los diseños originales.

War Games con un IMSAI 8080

El IMSAI 8080 es importante porque, a través de la ingeniería inversa, se convirtió en uno de los primeros computadores clónicos de otro modelo existente. Como curiosidad, en la película War Games (1983), el protagonista utiliza un IMSAI 8080 con periféricos (unidad de disco y un módem).