"A menudo, la gente entiende la toma de una foto como la captura de un instante, pero la fotografía convencional se muestra incapaz de hacerlo. Sólo preserva uno de sus ángulos, enfoques o perspectivas luminosas. Si eres fotógrafo profesional, tal vez seas capaz de capturar las mejores partes de ese momento. Si eres como yo, probablemente no."

Habla Ben Horowitz, inversor de una de las start-ups tecnológicas más prometedoras que haya engendrado Silicon Valley. Nada más saber sobre ella tuve la imperiosa necesidad de darla a conocer, de compartir lo que pudiese suponer una auténtica revolución en el ámbito de la fotografía amateur.

Lytro (la compañía en cuestión) se encuentra desarrollando una nueva tipología de cámara capaz de captar más de un plano luminoso. Un sólo disparo, desde un sólo dispositivo, nos permite capturar todo el campo de luz en torno a la escena fotografiada. Todo destello, sea cual sea su dirección o ubicación, queda reflejado en la imagen resultante.

La utilidad que pueda tener tal avance, por el que se lleva investigando desde mediados de los 90 en la Universidad de Standford (que dispuso 100 cámaras en una habitación para conseguir lo que Lytro con la suya) os quedará a las claras en cuanto jugueteéis un instante con la siguiente fotografía:

Una vez tomada, podemos manipular a nuestro antojo el enfoque de cualquiera de sus elementos. Imaginad pues que fotografiáis una calle a rebosar de gente y que, una vez llegados a casa, retocáis la foto a golpe de click, pudiendo destacar a cualquiera entre el centenar de personas que pueden contarse.

Lytro permite, literalmente, capturar momentos para decidir a posteriori con cual de sus múltiples perspectivas nos quedamos. Transforma al más patoso en fotógrafo de primera, augurando la estandarización de efectos otrora sólo admirados en entornos profesionales.

No extraña que, además del propio Horowitz, NEA, K9 Ventures y Greylock Partners hayan invertido cerca de 50 millones de dólares en la compañía, ahora centrada en el lanzamiento de una cámara cuyo precio aún desconocemos. Los planes de lanzamiento hablan de "algún momento de este año" (se puede reservar en su web) pero como bien señala TechCrunch, más les vale que la experiencia resulte no sólo asequible, también lo suficientemente simple.

Sea como fuere, no dejamos de estar ante un avance admirable, que dejará boquiabiertos a cuantos se le acerquen.

Participa en la conversación

19 Comentarios

Deja tu comentario

    1. Nada que ver, HDRI es una tecnología para capturar imágenes con distintos tiempos de exposición de una tacada y luego componer una imagen única escogiendo las mejores zonas de cada imagen original.

      En cambio, esta tecnología captura distintas distancias focales de una tacada, que lógicamente no se pueden componer en una sola instantánea, sino que debe haber un sistema de navegación, como el propuesto en el ejemplo de Lytro, para ir de una a otra distancia focal.

      El formato RAW es simplemente el almacenamiento tal cual de todos los puntos de una fotografía, sin compresión de ningún tipo, lo cual permite conservar toda la información y además operar muy rápido con programas de dibujo (dado que no tienen que descomprimir/comprimir). A cambio ocupan mucho espacio en disco.

  1. Tiene aplicaciones muy buenas, la única cosa mala que tiene, de hecho, es lo que menciona este post. El poder de hacer editable el enfoque, porque quieras o no, es una habilidad que distingue a un buen fotógrafo de uno amateur. Da un poco de tristeza llegar a pensar que poco a poco las artes irán perdiendo su dificultad, así como su relevancia, gracias a la tecnología.

  2. wow esta genial… yo «manipulo» en enfoque con photoshop, ya que mi cámara esta ya muy antigua y muy gastada. Aun así con ese sistema alcanzo a notar que cada objeto esta «separado» y en las orillas del objeto que está enfocado no se ve muy bien, pero aun así es una gran idea

    1. Quizá porque es una recreación que ejemplifica lo que será el resultado y en realidad si es una composición.