Muy seguramente el título de grupo hacktivista con que de un tiempo a esta parte no pocos medios se refieren a Anonymous va a terminar costándole caro a sus integrantes. Desde que decidiesen declarar la guerra a Sony y comprometiesen la estabilidad de Playstation Network mediante ataques DDoS, la percepción pública de estos enmascarados se ha visto manchada, obligándoles a retraer su ofensa y permaneciendo al margen de un ataque por el que desde el principio no pocos les señalaron.

La propia Sony desmintió que Anonymous tuviese nada que ver con la sonada brecha, tildándola de independiente. La rumorología, sin embargo, siempre ha dado cabida a la posibilidad de que algún activista estuviese implicado.

Nos sorprendió ayer pues que el gigante japonés se desdiciese ante el Congreso de los Estados Unidos, asegurando haber encontrado un documento apodado "Anonymous" en sus servidores, archivo en el que podía leerse el siguiente mensaje: "We are Legion". De esta forma, la compañía vuelve a sospechar del grupo tras haber negado categóricamente la posibilidad. Era cuestión de tiempo que los implicados se pronunciasen.

Anonymous ha remitido un comunicado de prensa en el que niega cualquier implicación en el robo de información bancaria durante las dos semanas que PSN acumula ya en suspenso:

Si la investigación se lleva a cabo de forma legítima y honesta en lo que al robo de información sobre tarjetas de crédito se refiere, Anonymous jamás será encontrado culpable.

Aunque somos un grupo descentralizado, nuestra línea de actuación no contempla la incursión en tales delitos. Estamos plenamente comprometidos con la privacidad de los usuarios, preocupados por el feudalismo corporativo, el abuso de poder y las justificaciones de todos aquellos líderes y ejecutivos que se crean inmunes por las injusticias perpetradas al respaldo de compañías e instituciones.

Si miramos al historial de Anonymous, éste apoya la versión de que el robo nunca ha formado parte de su modus operandi, ahora bien, algo que nos escama del comunicado es que el desmentido se refiere únicamente al robo de información, sin negar totalmente su implicación en el ataque. ¿Por qué no aprovechar para desmentir con rotundidad autoría alguna?

De demostrarse esta conexión, Anonymous habría faltado a todos aquellos usuarios por los que juró velar en su momento, cuando decidió buscar otras vías por las que perjudicar a Sony sin consecuencia alguna para sus consumidores.