De los escasos 20 minutos que duró la entrevista a González-Sinde en el programa de Buenafuente hubo poco rescatable a nivel informativo. Entrevista floja y demasiado amable para con una persona responsable de una ley tan infame como la que nos ocupará en breve. De la misma podemos rescatar varios momentos, una sarta de mentiras y banalidades que el presentador apoyó con su silencio a la hora de encauzarla, de apretarle con los temas que realmente muchos pensamos. Estos son algunos extractos, momentos de la entrevista que escenificaron de alguna manera la forma de pensar y actuar de la ministra de Cultura.

  • Acerca de González Macho presidente de la Academia de Cine:

Macho conoce bien el negocio del cine, el que se hace por pasión y convicción. Es uno de los distribuidores y productores que más arriesga en este país trayendo el cine más independiente y puntero que se hace en todo el mundo, tiene que ver mucho con Coppola en ese sentido.

Al comienzo de la entrevista se le preguntó por el nuevo presidente de la Academia. Para González Sinde creo que es evidente que no puede haber una persona más apropiada para el puesto. Macho, con sus declaraciones, demuestra que no sólo reforzará la mano dura en cuanto a regulaciones con los contenidos en la red y apoyo a la ministra, sino que se quitan de en medio a una figura como la de Bigas Luna, seguramente más en la línea de Álex De La Iglesia que la de Cacho.

  • Acerca de la opinión que le merecen políticos y el sector de la cultura una vez que es ministra:

Algunos artistas han mejorado mi concepto de ellos y otros me han decepcionado. También me ha pasado con los políticos, aunque al revés, antes tenía un concepto pobre de los políticas, ahora tengo mejor concepto de ellos. Se que muchos trabajan por vocación y que creen en el trabajo duro, en la lucha colectiva.

Aunque no se dijo, a mi modo de ver resulta evidente que había un nombre en el aire, Álex De La Iglesia. El que fuera presidente de la Academia ha sido una de las pocas personas que ha tratado de entender a los usuarios y el futuro de la industria. Su desencuentro final fue público y comentado, por lo que González Sinde aprovecha un espacio público para verter de una manera sibilina su enfado. Repito, no lo nombró textualmente, pero desde mi punto de vista, quedó bastante claro.

  • Internet: ¿Por qué existe este enfado entre los usuarios, esta sensación de censura?

Es un momento muy importante y estamos hablando de un material altamente sensible. A la gente le importa mucho que Internet siga siendo un espacio libre donde intercambiar ideas, le importa que cualquier regulación sea creada con mucho cuidado.

Hay una reconversión industrial, muchas industrias culturales analógicas están siendo sustituidas por la cultura digital. Por otra parte, en el cambio, hay quienes han generado una economía sumergida, donde los proveedores de las tiendas no perciben nada, y en ese desequilibrio el gobierno debe actuar porque sino se van a acabar. Hay quién se está aprovechando de esa circunstancia con ese tráfico que se genera en las páginas webs piratas, excusándose en razones que no son legítimas

No hay mejor defensa que un buen ataque. Culpando y generalizando a los usuarios de construir una economía sumergida, evita entrar en materia y revelar el verdadero origen de la disposición segunda. Un despropósito que viene de la presión ejercida por el lobby de la industria del entretenimiento norteamericano, quienes presionaron para que se actuara con rapidez en el territorio español ante las pérdidas del modelo de los dinosaurios, un sistema de distribución caduco que finalmente tiene hoy, más que nunca, nombre propio, Ley Sinde.

Durante gran parte de estos casi 20 minutos se sucedieron frases capciosas, mentiras sesgadas que no benefician ni al sector de la industria del entretenimiento ni a los propios consumidores que quieren saber más sobre la situación real. González Sinde llegó a decir que lo que se estaba debatiendo era sumamente importante porque “muchos artistas se la están jugando de pasar a ser profesionales a quedarse en amateurs”, un mensaje sin sentido situando el problema en la red y no en el sistema de distribución del sector. También se atrevió con otras mentiras “piadosas”, asegurando que “la industria editorial española representa el 2% del PIB” una cifra totalmente fuera de contexto y exagerada.

La entrevista fue en líneas generales mala. Teniendo delante una de las figuras más polémicas en nuestro país, una persona que debería dar cuentas a todos los españoles del por qué de esa regulación, Buenafuente podría haber sacado mucho más, una entrevista más comprometida. En alguna otra ocasión, el humorista, en apenas un minuto, había conseguido ser más tenaz que durante toda la entrevista de anoche, para muestra un botón:

Andreu Buenafuente ha mostrado hoy su enfado por la críticas vertidas sobre su persona a través de Twitter a raíz de la entrevista realizada. Buenafuente es muy libre de preguntar lo que quiera, es su programa, pero habría ganado muchos puntos de haberle puesto a esta mujer en algún apuro, que diera explicaciones ante los miles de espectadores que se encontraban delante del televisor. ¿Por qué aprobar una regulación donde hasta los propios jueces están en contra? Desgraciadamente hoy, se ha confirmado que la Ley Sinde también impedirá el acceso a las webs con contenidos que permitan descargar contenidos ilegales sujetos a derechos de autor desde España. Una aberración que pone en peligro blogs y webs como la que estáis leyendo.

Quizá sólo por esta razón, Buenafuente, al que le tengo como uno de los grandes humoristas de este país, este recibiendo tantas críticas. Es lo que tiene entrevistar a una de las figuras más polémicas que nos ha "regalado" nuestra democracia en materia de censura y que vuelva a su casa con una sonrisa de par en par, como si hubiera ganado otra batalla.

Imagen: JRmora