Sé que lo hemos mencionado una y otra vez, que a partir de la versión 11 beta, Google Chrome nos permite usar la voz para traducir del inglés a un buen puñado de idiomas. El asunto es que hoy ya hicieron disponible la versión 11 estable, con esas y varias características más, sobre todo relacionadas con la seguridad. En particular:

  • Traducción de voz vía Google Translate con tecnología HTML5. La estoy utilizando y funciona de maravilla --en todo caso mi pronunciación es terrible y eso afecta los resultados--. Chrome traduce, no directamente, aunque es la interfaz que lo permite.

  • Y solución a una buena cantidad de problemas de seguridad. Esos reportes fueron premiados por Google con miles de dólares para cada hacker, según la gravedad.

Google es quizá la compañía que más jugo le ha sacado a las técnicas de inteligencia artificial. No por nada sus productos son abiertos, disponibles para prueba, en constante fase beta para que millones de usuarios, sin notarlo, mejoren las aplicaciones web de la empresa. Así sucederá con Google Translate con voz, donde Chrome se convertirá en el intermediario que conducirá la constante evolución del sistema de traducción, el navegador que ayudará a reunir una inmensa base de datos de voz para entrenar el "oído políglota" de Google.

Por otra parte, de nueva cuenta Google innova en sus productos con tecnología web de punta. Poco a poco, Chrome se convierte en una de las aplicaciones más integrales entre las que hay disponibles. Hoy ayuda a traducir con síntesis de voz, mañana, quizá, el editor de gráficos, el reproductor de música, el navegador de archivos, y, quién sabe, la aplicación definitiva para el escritorio integrada a la Web.