Las nubes moleculares (también conocidas en inglés como 'stellar nurseries, o 'vivero de estrellas') son regiones que aparecen en el interior de las galaxias donde se dan las condiciones de que la densidad de la materia es tan alta y la temperatura tan baja que aparece Hidrógeno molecular (H2, dos moléculas de Hidrógeno juntas). Al no ser un dipolo, el hidrógeno molecular no es observable directamente pero otras moléculas que sí están presenten se hacen visibles. En la imagen que acompaña a esta entrada se puede ver, dentro de una nube molecular, los increíbles efectos que tiene el nacimiento de una estrella.

Una de esas nubes moleculares que actúan como vivero y soporte para el nacimiento de nuevas estrellas es NGC 6729, es particularmente importante por ser una de las más próximas a la Tierra y por ello podemos estudiarla con más facilidad y aprender mejor. La imagen ha sido captada por el Very Large Telescope de la ESO (European Southern Observatory, Observatorio Europeo Austral).

Las líneas que se ven se corresponden a material que ha sido lanzado a más de un millón de kilómetros por hora y que está impactando con otras moléculas de la nube, lo que provoca que veamos esa especie de resplandor. La imagen ha sido coloreada digitalmente y los arcos que se ven se llaman objetos de Herbig-Haro, son la consecuencia de la tremenda explosión resultante del nacimiento de una estrella. Y pensar que todo esto sucede 'aquí la lado', en los aledaños de nuestra galaxia, es curioso pensar que hace mucho, mucho tiempo, el sol, la tierra, donde estamos ahora fue algo no demasiado diferente a lo que podemos ver.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.