Las últimas noticias sobre Japón han dejado a muchas personas muy susceptibles. Y no es para menos, pues con el terror que se está viviendo desde el viernes en el país nipón, parece una broma de mal gusto aprovechar la coyuntura para aumentar las ventas. Por esta razón, muchos desarrolladores de videojuegos han decidido retrasar --o de plano, cancelar-- el lanzamiento de títulos con temáticas catastróficas.

Sony ha decidido posponer el lanzamiento de MotorStorm 3: Apocalypse, un juego de carreras para Playstation 3 en el que el jugador debe recorrer diferentes pistas azotadas por múltiples desastres naturales. El lanzamiento en Japón y Europa estaba programado para esta semana, en tanto que Estados Unidos --donde aún no se decide si saldrá a tiempo o no-- lo tiene estipulado para el 12 de abril.

Por su parte, Sega ha decidido postergar Yakuza: Of the End, otro juego para la PS3, cuya trama está situada en Tokio tras un brote zombi. Por su parte, la desarrolladora japonesa Irem ha decidido cancelar por completo Zettai Zetsumei Toshi 4 --conocido en Estados Unidos como Disaster Report 4-- ya que la primera escena del juego es un terremoto colosal destruyendo la capital del país.

No es la primera vez que se toman decisiones de este tipo. Por ejemplo, tras los ataques del 11 de septiembre, las radios de Estados Unidos sacaron de circulación algunas canciones como It's the end of the world as we know it de R.E.M. Recordemos que también tuvo que retirarse el cartel publicitario de la primera película de Spider-Man, en la que el superhéroe aparecía en dichos edificios, e incluso, debieron sustituirse esas escenas del metraje original. En México, por ejemplo, causó mucha controversia que un canal local programara la película de Godzilla la tarde del viernes, horas después del terremoto en Japón.

La industria de los videojuegos da una gran lección, optando por la prudencia en lugar del morbo. La situación en Japón es realmente grave, con una amenaza de contaminación nuclear y un sinnúmero de víctimas tras el devastador suceso. Además, es una decisión sabia desde la perspectiva de negocios. Las compañías de videojuegos han optado por la corrección política y el tacto con esta postura, que si bien afectará sus arcas, resulta menos contraproducente que lanzar un título que podría ser malentendido por el público y mermar su credibilidad ante los fanáticos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.