Hoy 4 de noviembre Kinect ha aterrizado en los Estados Unidos. La peculiar apuesta de Microsoft por los controles de movimiento trata de apartarse de las fórmulas competidoras situándonos en el centro de la diversión. Ya os hemos hablado de sus peculiaridades: nosotros somos el controlador, la cámara de los de Redmond capta a la perfección cada milimétrico movimiento de nuestro cuerpo y lo plasma en la pantalla.

En este preciso instante, muchos felices compradores se sitúan frente al periférico y sudan como la ocasión merece. Acabado pues el embargo propio de los análisis mediáticos especializados, vamos a intentar dilucidar qué opinión generalizada tienen sobre Kinect los entendidos en ocio electrónico y gadgets de toda clase.

Wired, por ejemplo, se muestra cauto a la par que esperanzado, otorgando una puntuación notable al sensor:

Para los hardcore gamers, Kinect está repleto de potencial, muchos son los diseños de juego que podrían articularse a su alrededor, imposibles por ninguna otra vía. Los juegos de lanzamiento, sin embargo, más que beneficiarse de la teorética libertad del dispositivo, están marcados por sus limitaciones.

Sólo con el tiempo, en los próximos meses y años y a través de mejor software, podremos saber si la premisa de la que parte Kinect es real o no. No cabe duda, eso sí, que el aparato atraerá a muchos jugadores casuales sorprendidos de su gran precisión. Y es que Kinect es innegablemente cool.

Eurogamer compara la experiencia con la primera vez que empuñamos un WiiMote y recalca su éxito seguro entre los nuevos jugadores, si bien recomienda a los demás esperar a experiencias de juego más completas:

Se siente, francamente, como la primera vez que jugamos con una Wii: no es capaz de tanto como imaginabas, pero aún así sorprende. No hay duda de que, pese a su elevado precio, los jugadores casuales enloquecerán con él.

Si te atrae su propuesta o te enloquece el nuevo hardware, deberías hacerte con Kinect sin dudar. La sensación de ciencia-ficción experimentada con el periférico es única, no habíamos experimentado algo así en los últimos cinco años.

Los juegos de lanzamiento son buenos, pero no excelentes. Lo mejor está aún por llegar y dependerá expresamente de cómo Microsoft y sus third parties saquen partido a la cámara. Si eres un jugador habitual, espera para comprobar si consiguen desarrollar juegos que superen la experiencia de la sobremesa de Nintendo, eso será la señal.

La prestigiosa Engadget compara a Kinect con Playstation Move, considerándolos adversarios muy diferentes entre sí y argumentando, una vez más, que lo mejor de Kinect está por llegar:

Siempre es difícil analizar la versión 1.0 de una plataforma. El potencial de Kinect está fuera de toda duda, pero serán los ingenieros de software y los diseñadores quienen determinen si merece la pena o no.

En compración con Playstation Move, por ejemplo, el precio es similar en cuanto a la experiencia para dos jugadores pero no tanto el concepto: ambos juegan en la misma liga, pero con tácticas bien diferentes.

Tal vez las mayores alabanzas las encontremos en Computer and Videogames:

La precisión, el control gestual y por voz de Kinect son asombrososos, maravillantes. Creednos si os decimos que no puede juzgarse al periférico sin habernos puesto delante primero. Seamos hardcore o casuals, es imposible evitar sorprenderse ante las posibilidades del dispositivo.

Sinceramente, envidiamos las sensaciones únicas que experimentaréis todos aquellos que vayáis a probarlo por primera vez. En cualquier el software inicial es, por lo general, bastante poco representativo de lo que esta cámara es capaz.

Como vemos, en síntesis, la mayoría de medios ofrecen una opinión estandarizada: Kinect es muy preciso pero sus primeros títulos cumplen sin más. Todos coinciden al señalar su enorme potencial y se mantienen prudentes, especialmente con un precio de venta que consideran muy elevado y unos requerimientos de espacio en nuestros salones que algunos no podrán satisfacer.

Acierto seguro para el público de Wii y prometedora experiencia para los jugadores de toda la vida, la apuesta de Microsoft parece bien posicionada para el éxito comercial, suponiendo Kinect una experiencia bien diferenciada a la de Sony. ¿Merece la pena? Tal vez aún sea pronto para dilucidarlo, lo único seguro es que la primera vez que se prueba Kinect, nunca se olvida.