A la televisión se forma coloquial se le llama la caja tonta, por su poder de atraer la atención de las personas durante horas frente a diversos programas. Esa expresión suele ser utilizada cuando una persona quiere reprochar a otra que está perdiendo demasiado tiempo frente al televisor, aunque seguro que tiene muchos otros motivos por el cual se le llama así. Pues bien, esa caja tonta, es cada día más tonta, ya no porque se pueda perder el tiempo frente a ella, sino también porque los directivos de las cadenas ven como su producto pierde valor frente a otra opción: Internet.

En España, hace unos años cuando Internet era algo que había en pocos lugares las televisiones tenían un share prácticamente garantizado por falta de alternativas de entretenimiento en casa. No quiero decir que no había otras cosas que hacer en casa en lugar de la televisión cuando estamos en casa, podías leer, alquilar una película, echar una partida a un juego de mesa con los amigos o a la videoconsola, pero a la larga, la televisión siempre estaba ahí con un consumo diario bastante elevado.

Ahora que Internet está muy presente en las vidas de muchos, la televisión ha pasado a un segundo plano en muchos casos. Algo que es claro y notorio, sin ir más lejos ahí tenemos los movimientos que han tenido que hacer las productoras en los estrenos de su serie, presionando a los dobladores para tener los episodios en castellano en menos tiempo del habitual o incluso hacer un estreno casi al mismo tiempo que en Estados Unidos, como fue el caso del episodio final de Lost. Todo ello por intentar bajar el consumo de series a través de la red de redes, donde tenemos la libertad de elegir como y cuando queremos ver nuestras series preferidas.

Otras de las cosas que han estado haciendo ha sido intentar acercar sus contenidos a Internet, tener una presencia más sólida en ella. En algunos casos podemos ver los mismos programas que se emiten en directo en la televisión por la red y además tenemos la posibilidad de ver programas y series de forma íntegra en sus páginas web. A la vez hemos tenido un giro más sensacionalista en muchas de las parrillas de televisión, en muchos casos recurriendo a contenidos de los que se nutren de una forma muy sencilla, como los realitys o los programas del corazón.

Desde luego, hay programas y cadenas de televisión que salvan mejor los muebles que otros, pero desafortunadamente no son la regla general en España. ¿Está matando Internet a la televisión? No, pero la está haciendo mucho daño y creo que ese daño puede ser menor, siempre y cuando se ofrezcan contenidos de calidad, en un formato moderno y que pueda equiparar las posibilidades que tenemos en Internet, como puede ser por ejemplo la opción de ver las series o películas en versión original.

Esto también ocurre en el aspecto informativo, durante los últimos años hemos visto como programas usan contenidos de Internet para rellenar sus programas, incluso ahora sucede en los informativos. Seguramente en más de una ocasión has leído una noticia en un medio digital de Internet y uno o dos días después te lo has encontrado en el informativo. La gran autopista de la información que es Internet está haciendo cambiar mucho otras formas de comunicación e industrias, lo cual no le convierte en algo malo como algunos les gusta hacer ver, simplemente se trata de evolución.

Y las televisiones tendrán ahora dentro de un poco una nueva cosa en la que preocuparse. En poco tiempo tendremos el Google TV y probablemente un nuevo Apple TV, productos que vienen a ofrecer lo que tenemos en Internet de forma mucho más simplificada y que probablemente llegue a un público aun mayor, veremos que decisiones toman los directivos de las cadenas. A la larga lo que puede suceder es que las cadenas dejen de ser meras distribuidoras de contenido y se tengan que convertir en productoras, como ya sucede en muchas cadenas de televisión de Estados Unidos.

Sea como fuere, este es mi punto de vista de la televisión en el caso concreto de España, quizá en países de Latinoamerica la situación sea similar, pero son casos que no conozco tanto. Por ello, me gustaría que todos -tanto españoles como nuestros amigos del otro lado del charco- nos dejarais un comentario explicando el modo en el que Internet ha cambiado vuestra forma de ver la televisión y vuestra opinión al respecto.

Imagen: alexdesigns | Alex Segre