Corría el año 1962 cuando la Agencia Espacial Estadounidense (NASA por su siglas en inglés) puso en marcha una de las series de misiones espaciales más fructíferas de todos los tiempos: el Programa Mariner. Nada más y nada menos que 10 naves espaciales denominadas Mariner se construyeron hasta el año 1973 que fue cuando la aventura llegó a su fin, entre las que encontramos a la Mariner 4 o una de las naves espaciales del mentado programa sobre la que más expectativas se tenían ya que su objetivo era Marte, planeta que desde siempre había levantado tremenda expectación entre la comunidad científica.

Y no decepcionó. Tras su construcción el día 28 de noviembre de 1964 este octágono de magnesio y 260 kilos de peso bautizado como Mariner 4 fue lanzado con éxito al espacio desde Cabo Cañaveral propulsado por un cohete Atlas al encuentro de Marte. Concretamente siete meses y medio tardó la Mariner 4 en llegar a Marte (sin prácticamente ningún contratiempo aparte de una corrección de trayectoria), momento en el que se produjo el hito: por primera vez en la historia una nave espacial consiguió sobrevolar el planeta rojo, pero aún faltaba lo mejor de todo.

El segundo hito de la Mariner 4 llegó cuando, entre el día 14 y 15 de julio, consiguió tomar 21 imágenes (y 21 líneas de la imagen número 22 que no se pudo completar) de la superficie de Marte, lo que no se había logrado nunca antes. El 15 de julio terminó la sesión fotográfica y tras perderse contacto con la nave al pasar por detrás del planeta, a las 03:13:04 GTM la señal fue readquirida y ocho horas después comenzó a enviar a la Tierra las instantáneas -con una resolución de 0.04 megapixel- que podéis ver justo al final de este post.

Aunque las mentadas imágenes probablemente te parezcan una birria, hay que verlas con ojos de hace 45 años y valorar lo que supusieron. Estas primeras instantáneas de la superficie de Marte fueron algo extremadamente importante para la carrera espacial ya que aunque tiraron por el suelo las teorías más variopintas y generaron por ello desilusión en muchos (algunos esperaban incluso que la Mariner 4 captara marcianitos) nos permitieron conocer el planeta mucho mejor lo que a su vez se tradujo en un aumento considerable del interés de los científicos por Marte. Así que olvídate un momento de esas imágenes de tropecientosXtropecientos píxeles que pululan por todas partes, cambia el chip, y disfruta.

Vía: Wired | Wikipedia - Imágenes: NASA | Más información sobre cada una

👇 Más en Hipertextual