**Mark Shurtleff**, ministro (*attorney general*, también traducido como fiscal o procurador) de **Utah**, [anunció en su cuenta de Twitter que seguiría adelante con la ejecución del preso **Ronnie Gardner**](http://www.wired.com/threatlevel/2010/06/execution-announced-on-twitter). «Que Dios le dé la piedad que él negó a sus víctimas», publicó **Shurtleff**, al hacer del conocimiento de sus casi 7.000 seguidores que daría su visto bueno a la sentencia de **Gardner.**

La ejecución cobró notoriedad mediática porque [se trató de un fusilamiento público](http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/06/100618_1245_ejecucion_peloton_fusilamiento_wbm.shtml). Mientras que otros estados permiten ejecuciones «más humanas» (valga la expresión), en **Utah** aún se permite que se fusile a un condenado frente a un paredón, a la vista de todos. La razón es la gran cantidad de mormones que habitan en la región. «Se debe a que es tan gráfico, que hay derramamiento de sangre, un hombre matando a otro directamente», señala **Peter Hodgkinson**, experto en pena de muerte de la Universidad de Westminster.

«Hoy es una día solemne», publicó **Shurtleff** al momento de la ejecución de **Gardner**. Parece que el ministro ha adoptado bien las herramientas web para promocionarse. «Estaremos transmitiendo en vivo mi conferencia de prensa tan pronto sepa que **Gardner** está muerto. Véalo en www.attorneygeneral.Utah.gov/live.html», escribió minutos después del fusilamiento.

Más allá del morbo, **Shurtleff** muestra cómo los políticos pueden usar Twitter para dar un seguimiento personal y de primera mano a un caso jurídico, la aprobación de una ley, u otro asunto de interés público. Sólo esperemos que no todas sean así de escalofriantes.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.