La última actualización de Spotify, aquella que muchos calificaron como de 'social', para mí he de reconocer que supuso toda una revolución. No únicamente, que también, por las funciones sociales, sino porque ha sido la primera que ha permitido una completa integración con nuestra biblioteca local previa. De repente me he encontrado con que sólo necesito iTunes para sincronizar cualquier gadget de Apple y poco más.

iTunes es más bonito, es más potente, tiene muchas más funcionalidades, tiene más de cualquier cosa en general, pero me quedo con Spotify. ¿Qué tiene entonces este novatillo que hace apenas un año empezaba a ser conocido frente a un gigante de la música que lleva muchos más años y que viene de otra compañía igualmente de grande? Creo que supone el punto de inflexión sobre cómo hemos escuchado música y cómo vamos a escucharla a partir de ahora.

Mi compañero Dani Muñoz en AppleWeblog ya habló de las 5 cosas que Apple debería aprender de Spotify, yo quiero centrarme en cómo escuchamos música, cómo la escuchamos y cómo creo que deberíamos escucharla en el futuro. Muchas de las posibilidades que ofrece Spotify sólo están disponibles bajo suscripción premium, no quiero fijarme en eso, a lo que me estoy refiriendo es a el modelo, a las funciones específicas:

  • Spotify es ubicuo: Aunque las actuales tarifas de datos como las del iPhone no sean lo más económicas y se ventile la batería en poco tiempo, por primera vez es posible llevar virtualmente casi toda la música del mundo en el bolsillo. Ya no hacen falta 'gigas', es lo más parecido a música en la nube que puedo imaginar.

  • Se integra con tu música local: Por eso quería mencionaba antes la última actualización y el cambio que ha supuesto. No creo que una dependencia exclusiva del streaming sea buena, también es bueno apoyarse en los archivos locales.

  • Es sencillo: Extremadamente sencillo de hecho, buscar, reproducir, pausar, pasar de canción, compartir y ya está. iTunes ofrece muchas y más espectaculares funciones pero en la mayoría de los casos lo único que queremos, simple y llanamente, es escuchar música.

  • Es un cambio: Spotify ha triunfado porque es revolucionario sí, pero también porque han sido los primeros de llegar a un acuerdo interesante con las grandes discográficas para ofrecer un modelo que satisface a usuarios y, parece que de momento sí, también a las grandes compañías musicales.

  • Nos gusta compartir lo que escuchamos: Nos encanta de hecho, fue otro de los motivos por los que last.fm también pegó fuerte en su día. ¿Quién dijo que escuchar música tiene que quedar relegado a lo que sale de nuestros cascos y lo oímos sólo nosostros? Queremos decirle a todos tal canción o tal grupo nos alegra la mañana con sólo oír los primeros compases y queremos hacerlo bien, Twitter y Facebook son las vías perfectas para ello.

  • Descargar no tiene por qué ser estrictamente necesario: ¿A nadie se le ocurrió en ninguna discográfica que a lo mejor la solución para parar las descargas ilegales pasa por ofrecer al usuario un modelo en el que no necesite descargar? Supongo que no, pero tampoco me sorprende. Ya he comentado antes que no soy partidario de depender sólo del streaming, pero con Spotify en un dispositivo móvil no es necesario bajar ninguna canción, pagando o sin pagar, de hecho, es una pérdida de tiempo más que otra cosa.

  • Y también puedes comprar: En ningún momento he pretendido afirmar que comprar sea malo (aunque sí tenemos en cuenta todas las características del modelo quizá sí un poco innecesario). Ofrecer una integración con una tienda de música para permitir esta posibilidad también es algo positivo, de nuevo tanto para los usuarios como para las discográficas.

Muchas de los puntos que he argumentado aquí, como decía están sólo disponibles bajo suscripción premium de pago, 10€ al mes. Pero esto no es una lucha Spotify vs. iTunes, no es una crítica a uno y una alabanza a otro, es una apología del modo en el que me gustaría que empezase a escucharse la música, el comienzo de una revolución. Ya hablamos también de la compra de Lala, un servicio parecido a Spotify, por parte de Apple, así que es posible que todas estas novedades las veamos dentro de poco en iTunes.

Foto: Fotolog