Si bien este consejo no es para usar a diario y no te ahorrará dinero porque la batería que utilices se gastará más rápidamente, más de una vez podrá salvarte y hacer que no tengas que levantarte de la cama cada vez que quieras cambiar de canal de la TV.

Para hacer este pequeño "truco" lo único que se necesita es un clip, una batería que funcione y algún control remoto. El resto es de lo más simple.

Hay que tener en cuenta que esto, además de achicar el rango de funcionamiento, tampoco servirá con algunos controles de última generación que necesitan una cantidad de señal determinada para funcionar.