somexfon

La Somexfon en ALT1040 es un tema semi-recurrente, viejo y casi cansino; fue en 2005 (¡4 años!) cuando escribimos una nota sobre ellos, explicando lo que pretendían hacer cobrando a comercios de todo tipo y tamaño por el uso público de la música y de los artistas a los que ellos representan.

También nos pareció muy curioso las tarifas que pretendían cobrar y la forma en que lo hacen, emulando a algunas entidades de gestión colectiva muy conocidas como la SGAE o la RIAA. Pero después de la tensión causada por los anuncios y visitas no solicitadas a algunos establecimientos por estos señores llego una calma que era a veces interrumpida por los disparates de la Amprofon que también buscador crear FUD visitando cybercafés y sus responsables dando declaraciones controversiales.

Cuatro años más tarde la Somexfon vuelve por medio de una campaña bastante agresiva de cobro de regalías a estableciminetos por medio de juicios unilaterales donde se decide quien debe de pagar y cuánto, es decir: se convierten en juez y parte. Será la crisis. Esto ha llamado la atención de diversos medios y por lo tanto de un sector de la sociedad mexicana que reacciona ante el sin-sentido de la imposición de un pago que llega sin previo aviso.

Más alla de la legalidad o ilegalidad de esta forma de cobro, de escuchar el radio en el lugar de trabajo o si un pequeño negocio, creo que este tipo de dilemas reflejan una tremenda necesidad de reformar las leyes/reglas/percepciones del Copyright, de lo usos y del poder que casi sin querer es entregado a sociedades de gestiones colectivas (que son entidades representando a empresas privadas y que más que defender el derecho de autor, buscan lucrarse.

Ya veremos si esta nueva amenaza de retorno por parte de la Somexfon es seria o es otro de sus esfuerzos fugaces.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.