Los *datacenters* o centros de datos computacionales consumen hoy más energía que Suecia. De hecho, la cantidad de energía necesaria para hospedar todas aquellas aplicaciones, bases de datos y cualquier cosa relacionada a "*la nube*" consume entre **1% y 2% del total de la energía usada en todo el mundo**.

Todo esto de acuerdo a **Jonathan Koomey**, científico del **Berkeley Lab** en declaraciones publicadas en un [interesantísimo artículo del **NY Times**](http://www.nytimes.com/2009/06/14/magazine/14search-t.html?pagewanted=all) sobre la arquitectura de los datacenters; en realidad el crecimiento y la demanda de energía se debe a que el número de servidores ha aumentado, no porque el Internet crezca sino porque las aplicaciones son más grandes y la utilidad de estas aumentan.

De acuerdo a **Google**, cada búsqueda realizada consume 0,2 gramos de CO2 (en comparación, imprimir una hoja de periódico requiere 350 veces más energía); la mitad de la energía consumida en cada consulta a un buscador o cualquier otro uso de una aplicación en Internet viene del esfuerzo necesario para mantener los servidores fríos cuando están operando, que es, aparentemente, donde más se puede optimizar para reducir el requerimiento de energía de los datacenters.

¿Alguna vez se habían puesto a pensar en la cantidad de energía, procesamiento, máquinas y humanos requeridos para que todas aquellas aplicaciones que estamos usando hoy sigan funcionando?