¿Cómo optimizar el consumo de energía y reducir los costos de refrigeración? Esa es una de las preguntas frecuentes en las empresas que se encuentran detrás de los centros de datos a nivel mundial. De a poco se prueban nuevos métodos para bajar el impacto de estas estructuras, y China tiene un ambicioso plan: construir un datacenter bajo el agua.

Según reporta PCMag, a partir de un informe de Reuters, el experimento chino intentará demostrar si es una alternativa viable para reducir costos de enfriamiento. El diseño del centro de datos ya se completó y también se ha elegido su sitio de instalación. Solamente falta poner manos a la obra, aunque ya se sabe que no estará disponible de la noche a la mañana.

El primer centro de datos comercial submarino del mundo estará ubicado frente a la costa de la provincia de Hainan, una isla en el sur de China. La construcción estará a cargo de la compañía de tecnología marítima Highlander y el gobierno de Hainan. Por su parte, Beijing Sinnet, una firma proveedora de internet, se hará cargo de operarlo cuando esté listo. Se espera que recién comience a funcionar en cinco años.

Un centro de datos submarino, la nueva apuesta de China

Foto por Taylor Vick en Unsplash

De acuerdo con el reporte, el centro de datos instalado bajo el agua será significativamente más pequeño a uno tradicional enla superficie. El proyecto chino contemplaría la implementación de unos 100 gabinetes de datos, aunque no se ha especificado cuántos servidores albergarían. Según cálculos de PCMag, podrían ser no más de 4.200.

La idea detrás de esta iniciativa sería demostrar que la exposición del centro de datos al agua fría del mar sería suficiente para reducir costos de refrigeración y consumo energético en general. Reuters indica, basándose en estadísticas de Greenpeace, que el 70% del costo operativo de los datacenters de China corresponde al uso de energía.

De todos modos, aún existe bastante recelo con respecto a la viabilidad de este proyecto. No se pone en duda la capacidad de refrigeración submarina, sino la estabilidad y fiabilidad de la estructura en cuestión. Además, que la construcción de este primer experimento demande no menos de cinco años implica que no hay grandes avances pensados en el corto o mediano plazo.

"Soy escéptico sobre su rentabilidad. La tecnología para centros de datos submarinos aún no está madura. Me temo que los clientes de Internet probablemente no lo tomarán como una primera opción, ya que su principal preocupación es la seguridad y la estabilidad de la infraestructura de datos", dijo Yang Zhiyong, de la consultora estatal CCID.

Incluso, el especialista puso el enfoque de las dudas hacia el gran costo de inversión inicial como un posible impedimento para su adopción masiva. Por otra parte, las autoridades chinas no han mencionado qué presupuesto tendrá la construcción del centro de datos submarino ni quién lo financiará.

Sumergir servidores para enfriarlos no es una idea nueva

Si bien el proyecto chino es ambicioso por tratarse de un centro de datos comercial, la idea de sumergir servidores para refrigerarlos no es nueva. Microsoft ya experimentó con una iniciativa similar hace algunos años, y recientemente dio a conocer cómo enfría sus servidores utilizando un líquido en ebullición.

La corporación de Redmond no utiliza agua para bajar la temperatura de sus equipos, sino un fluido basado en fluorocarbono. Es un líquido no conductor e inofensivo para el hardware que está diseñado para hervir a 50°C, y funciona en un sistema de circuito cerrado. Con este método, Microsoft ha sido capaz de reducir el consumo energético de cualquier servidor hasta un 15%.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.