En Chile están por cambiar la Ley de Derechos de Autor en el Congreso de este país, y como cosa rara las modificaciones perjudican a las personas y el ciudadano común y favorecen a las industrias de los contenidos de una manera absurda.

Un grupo de chilenos ha creado la campaña No Soy Delincuente, el video de arriba es el segundo que han editado, el anterior era muy directo y divertido (lo comentamos en su momento aquí en ALT1040). La idea de la campaña es crear conciencia e indicar que los usos justos de obras con derechos de autor no son un delito.

Para el cumplimiento de fines socialmente relevantes, se necesita de excepciones y limitaciones a los derechos monopólicos de autor. Hoy en día, la ley de propiedad intelectual reconoce derechos mientras prácticamente no reconoce excepciones para los usuarios, lo que plantea absurdas paradojas: sin la autorización correspondiente es ilegal hacer copias privadas o de respaldo (por ej. CD a MP3, grabar programas de la TV o bibliotecas respaldando su colección) porque existen derechos de copia; es ilegal hacer parodias o adaptar obras para discapacitados, porque existen derechos de transformación.

Vía: Huasonic