Hace un mes platicábamos que la reciente ley de registro telefónico, que obliga a todo usuario de línea de teléfono móvil en México a proporcionar sus datos a las telefónicas, entraría en vigor en 60 días. A mitad de ese plazo, ya se conocen algunas cosas más sobre **las obligaciones que tendremos a partir del próximo mes**.

A partir del **10 de abril de este año**, será necesario tener a mano comprobante de domicilio, identificación y dejar el registro de huella dactilar al momento de adquirir un nuevo equipo. Para los que ya tenemos una línea, será necesario dar esa misma documentación en un período no mayor a un año, pues de lo contrario, pasado el 10 de abril de 2010 **el número quedará cancelado sin poder ser reactivado**.

Por supuesto que esto les preocupará a las proveedoras de servicio porque, pese a tener un año, seguramente hay mucho riesgo de que pierdan usuarios que dejen el trámite pasar ya sea por olvido, desconocimiento o por "hacerlo cuando falte poco", **Manuel García**, responsable de Telecomunicaciones de consultora Everis así lo expone:

Es del interés de cada operadora iniciar una campaña de información a sus usuarios sobre el procedimiento y la consecuencia de no ser parte del registro de celulares.

Avisados estamos de que dentro de poco tendremos la respectiva publicidad por todos los medios. Pero igualmente **Patricia Menéndez**, de la misma firma, apunta que es muy posible que **existan planes de incentivos para promover esta actualización** a todos los usuarios y evitar de esa manera la pérdida de líneas.

Los operadores telefónicos no se cruzarán de brazos esperando que el usuario vaya a registrarse, es posible que promuevan esto a través de avisos en mensajes cortos a los celulares o incentivar con tiempo aire.

Pues, mínimo ¿no? Igualmente consideran que un año es un tiempo muy ajustado para cubrir un número tan grande de usuarios, lo que seguramente se dejará sentir en los últimos meses antes de que acabe el plazo fijado para el registro. Ni modo, habrá que ir haciendo planes serios (sic) para no dejar de último momento este trámite, el último mes seguramente será algo espantoso.