El Senado de México avaló un controvertido dictamen que permite recabar datos biométricos de los usuarios de telefonía móvil. Con el fin de reducir los delitos de extorsión y secuestro que son comunes en México, el dictamen avala la creación de un padrón de usuarios con datos sensibles.

En una cerrada votación, los legisladores de Morena — partido en el poder — dieron el visto bueno a una iniciativa de reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil obliga a los usuarios a entregar sus datos biométricos, número de identificación oficial y domicilio, entre otros datos.

Esto significa que cuando compres un teléfono celular por prepago o pospago, deberás entregar todo tipo de información sensible al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). De acuerdo con R3D, el Padrón es una nueva versión del Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones (RENAUT), creado en 2008.

Aquellos con buena memoria recordarán que el RENAUT fue un intento fallido creado por el Gobierno de México con el mismo fin. El programa hizo poco para frenar delitos como extorsiones, que se incrementaron hasta en 40%. En 2011, el RENAUT fue eliminado luego de una filtración de la base de datos de usuarios que terminó vendiéndose en apenas 500 pesos (20 euros) en el mercado negro.

El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil representa una clara herramienta inconstitucional. Mientras que el nombre, dirección o teléfono de una persona pueden cambiar, los datos biométricos no se pueden modificar o restituir. El IFT tendría acceso a la huella dactilar, facciones del rostro, iris y tono de voz de todos los dueños de una línea de telefonía móvil.

Recabar datos biométricos buscaría frenar las extorsiones vía telefónica

Lucía Meza, senadora de Morena, justificó la creación del padrón con datos arrojados por el Inegi. Según la legisladora por el Estado de Morelos, uno de cada cinco delitos cometidos fue por extorsión. El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil le daría a las autoridades elementos para identificar y perseguir esta clase de delitos.

El detalle que Meza y sus compañeros de partido no consideran es que la delincuencia organizada va un paso adelante. Como menciona R3D, las redes criminales utilizan técnicas de suplantación de números telefónicos, clonación de tarjetas SIM, servicios VoIP y robo de celulares.

Actualmente las autoridades cuentan con herramientas para combatir estos delitos, como la localización geográfica de un móvil en tiempo real. A eso sumamos que gran parte de estas llamadas se realizan dentro de penales y al amparo de funcionarios públicos.

Los partidos de oposición amenazaron con acudir a la Suprema Corte de Justicia para evitar que el IFT recaude los datos biométricos de la ciudadanía. La senadora Xóchitl Gálvez mencionó que si bien la intención es buena, conlleva el riesgo de crear una herramienta inconstitucional y autoritaria.

La identificación biométrica para la compra de una tarjeta SIM es una política aplicada en países con gobiernos autoritarios como China, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela, entre otros.

El Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil aplicará tanto para líneas nuevas como usuarios existentes. Los concesionarios tendrán hasta dos años para recabar la información de sus usuarios y en caso que canceles tu línea, la información podría retenerse hasta por seis meses.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.