john-kennedy.jpg

John Kennedy, director del IFPI (algo así como un SGAE a nivel internacional) se ganó algunas risas y burlas durante el juicio a The Pirate Bay en Estocolmo cuando respondió que a la aseveración que una canción descargada y compartida en Internet significa una venta menos para la industria.

El problema es que esa es una afirmación falsa e imposible de demostrar; el hecho es que las personas jamás han comprado cada una de las canciones que comparten (ya sea de forma analógica por medio de un casette, un video grabado en un VHS o de forma digital por medio de un MP3), lo que sí hacen es adquirir la música que les gusta, lo cual llega justamente por medio de archivos compartidos en redes P2P.

Aún así Kennedy continua con el ejercicio de disparo en el pie™ tratando de ver como criminales a 22 millones de personas que usan Pirate Bay a diario por medio de este juicio, asegurando que estamos infringiendo los derechos de autor de las obras, lo cual también es falso.

Uno se pregunta cómo es posible que la industria musical siga persiguiendo legalmente a lo que potencialmente es el canal de promoción más fuerte, grande y probablemente barato que existe. Internet, las redes P2P, los mismos usuarios podrían ser la mejor promoción de venta de su música, pero hasta la fecha no logran entenderlo. Una verdadera pena.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.