bt-logo.jpgBT (British Telecom) amenaza con desconectar de internet a cualquier cliente que sea "descubierto" por la BPI (British Phonographic Industry), algo así como la SGAE, compartiendo música por medio de programas P2P.

Dejando a un lado si compartir música en internet es legal o no (en Reino Unido no hay derecho a copia privada) es preocupante que un proveedor de acceso a internet decida vigilar o colaborar con los vigilantes, que no son parte de una entidad gubernamental, atentando en contra de la neutralidad en la red, al decidir qué y qué no pueden hacer sus clientes con el servicio.

Un proveedor de acceso a la red no debería auto-asignarse el papel de vigilante, deberían cumplir con su trabajo de proveer el servicio, si uno de sus clientes hace las cosas bien o mal, eso sería decisión de los gobernantes o de la policía, no de una empresa.

No es la primera vez que un proveedor de acceso a internet vulnera la neutralidad y la privacidad de sus clientes. Hace unas semanas Virgin Media acordó en participar en una "campaña de educación": si la BPI descubre a alguien compartiendo música, Virgin envía un par de cartas de explicando que cometen actos en contra del copyright y presionándolos para que dejen de hacerlo. Aunque no hay amenazas de desconexión, nadie sabe si se están recaudando en una base de datos a todas las personas que son "descubiertas" para luego hacer una demanda masiva o cosas similares.

Este tipo de acciones en Reino Unido y Francia donde se ha propuesto algo similar, le está dando "buenas ideas" a la SGAE que ya está presionando a los proveedores de internet para que persigan la descarga de archivos P2P.